Hacienda confirma pagos en metálico del Palau a CDC

Apuntan a que diez millones se cobraron con cheques al portador

En la imagen, el ex tesorero de CDC Daniel Osàcar, en el juicio
En la imagen, el ex tesorero de CDC Daniel Osàcar, en el juicio

Apuntan a que diez millones se cobraron con cheques al portador.

Durante esta semana, el juicio del caso Palau está basado en tres jornadas de declaraciones de peritos. Ayer fue el turno de las comparecencias de los de Hacienda. Los funcionarios de la Agencia Tributaria ratificaron que la emblemática institución pagó en efectivo a los ex tesoreros de CDC Carles Torrent –ya fallecido– y Daniel Osàcar –imputado en la trama–, en cantidades que una empresa les hacía llegar mediante aportaciones de la entidad.

En la anterior jornada dedicada a los peritos, se aseguró que entre los dos principales acusados por el millonario desfalco, Fèlix Millet y Jordi Montull, desviaron más de 2,5 millones de euros de las cuentas del Palau para obras particulares en sus casas. La Fiscalía pide, respectivamente, 27 y 26 años y medio de cárcel, por el presunto expolio, que podría ascender a 35 millones en total.

El interrogatorio de los peritos se centró en el destino de los 18 millones en efectivo que presuntamente Millet y Montull lograron hacer desaparecer de las cuentas del Palau entre 2002 y 2008, diez de ellos mediante cheques al portador que se pagaron en ventanilla de sucursales bancarias, sin identificar quién los cobraba.

Apuntan a CDC

Hasta el momento, casi todos los testigos han coincidido en el juicio en señalar que realmente hubo comisiones ilegales hacia la antigua CDC a través de una empresa, y procedentes de las cuentas del Palau. En parte, los propios Millet y Jordi Montull también admitieron estos hechos, aunque no Osàcar.

Los peritos destacaron la proximidad temporal entre esos cobros y las aportaciones que una compañía hacía a la Fundació del Palau, en conceptos de patrocinio, por lo que concluyeron que el dinero que la empresa pagaba a la entidad cultural salía poco después mediante talones al portador, cuyos importes, dijeron, iban a parar a manos de Torrent, y posteriormente a Osàcar.

La Fiscalía sospecha que ambos ex tesoreros de CDC cobraron mediante este sistema 3,7 millones de una empresa, en presuntas comisiones ilegales a cambio de la adjudicación de obra pública, que se suman a otros 2,9 que la formación habría recibido a través de los convenios de colaboración con la Fundació Trias Fargas –ahora Catdem–, y facturación falsa de compañías proveedoras del partido.

Según los técnicos de Hacienda, esos talones cobrados en efectivo que supuestamente fueron a parar a los ex tesoreros de CDC se giraron a unas cuentas del Palau de la Música que no se hicieron constar en la contabilidad oficial de la entidad cultural.

También sobre cuentas ajenas a la contabilidad oficial del Palau se expidieron los talones con los que la fundación Trias Fargas, afín a CDC, recibió 630.000 euros, entre 1999 a 2008, en virtud de convenios anuales de colaboración para la promoción de la cultura catalana, añadieron los inspectores de Hacienda.

Asimismo, también señalaron que, de los 18 millones de euros expoliados del Palau mediante disposiciones en efectivo, un total de 7,8 millones fueron a parar a los bolsillos de Millet y Montull, más de 500.000 euros a costear sus viajes de vacaciones y otros 400.000 euros a otros gastos particulares, principalmente sus servicios domésticos. Para llegar a esas conclusiones, los peritos se han basado en un libro de cuentas que fue hallado en un caja de seguridad que Millet tenía en el banco.