La asistencia en red disminuye la discapacidad en la esclerosis múltiple

Imagen tomada en la unidad de esclerosis múltiple del Hospital de Bellvitge
Imagen tomada en la unidad de esclerosis múltiple del Hospital de Bellvitge

El Hospital Universitario de Bellvitge (HUB) es el único de España en atender a los afectados de esclerosis múltiple en red. El proyecto ha demostrado que este tipo de asistencia permite que la mitad de los pacientes no tengan una discapacidad permanente y que en el 40 por ciento del resto de enfermos sea mínima. ¿En qué consiste exactamente? En que los especialistas en esta patología que trabajan en diferentes centros están perfectamente coordinados, lo que facilita, por un lado, ofrecer la mejor terapia al paciente y, por otro, avanzar más rápido en el conocimiento de la enfermedad.

Se desconoce aún hoy cuál es el origen de la esclerosis múltiple, pero sí que consiste en diferentes mecanismos autoinmunes que atacan el propio organismo. Los síntomas varían según las personas aunque todos parten de lesiones en el sistema nervioso que interrumpen la circulación de las señales de los nervios. No existe cura, pero sí tratamientos que frenan la enfermedad.

Fármaco prometedor

Se trata de la enfermedad crónica más frecuente y la segunda causa de incapacidad, después de los accidentes de tráfico, en adultos jóvenes de Europa. En España, unas 50.000 personas padecen la patología que afecta a más mujeres que hombres.

La genialidad de la Unidad de Esclerosis Múltiples del HUB es que se coordina con los profesionales de los hospitales de Viladecans, Joan XXIII de Tarragona y el Consorcio Sanitario del Garraf. «Los especialistas en esclerosis múltiple de cada hospital nos reunimos una vez por semana para compartir conocimientos y de esta manera consensuar cuál es el tratamiento más adecuado para cada paciente», apunta el jefe de la unidad antes mencionada, el doctor Sergio Martínez Yélamos. Este consenso, y el compartir las experiencias, es especialmente importante por lo que se señalaba anteriormente, que cada paciente desarrolla de manera diferente la enfermedad y necesita que la terapia se ajuste lo máximo a sus síntomas.

Además, este sistema impulsa la investigación de forma exponencial, porque los profesionales cuentan con una masa de pacientes más amplia que si trabajaran de forma descoordinada. De hecho, el HUB participa en dos ensayos clínicos internacionales que pueden revolucionar el tratamiento de la esclerosis múltiple. El objetivo de estas investigaciones es desarrollar un fármaco capaz de regenerar la mielina, lo que permitiría curar las lesiones consecuencia de la enfermedad.

«Estamos inmersos en los primeros ensayos clínicos con personas, pero si se confirman las tendencias de investigación actuales, estaríamos ante un fármaco revolucionario. Hasta ahora, podíamos preservar la mielina que no se había destruido, pero volver a generar la sustancia que había desaparecido se creía prácticamente imposible. La buena tolerancia y pocos efectos secundarios invitan a pensar en un futuro mucho más esperanzador en el tratamiento de la esclerosis múltiple», señaló el doctor Martínez Yélamos. Además de estos ensayos, el HUB investiga cómo evoluciona la enfermedad y cómo reconocer mejor cuál va a ser la respuesta al tratamiento.