La basílica de la Mercè estrena nueva imagen con motivo de su fiesta mayor

La cúpula de la iglesia de la Mercè
La cúpula de la iglesia de la Mercè

Hoy Barcelona celebra su gran fiesta y el templo dedicado a su patrona será uno de los principales ejes de la celebración. Un acto religioso en la parroquia basílica de la Mare de Déu de La Mercè, oficiada por el cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, y con la presencia del presidente de la Generalitat Artur Mas y el alcalde de Barcelona Xavier Trias, entre otras numerosas actividades, también servirá para que el edificio muestre su nueva cara.

Desde 2011 y con el impulso de la hermandad de la Mare de Déu de la Mercè, se han puesto en marcha una serie de obras que han tenido como principal objetivo rehabilitar uno de los edificios icónicos de la capital catalana, especialmente sus estropeadas cubiertas.

En la fachada del llamado portal de Sant Miquel, la actuación se ha centrado en la limpieza y en la consolidación de la piedra para seguir con la reposición de los elementos escultóricos y molduras. Para ello se ha empleado, cuando ha sido posible, las piezas originales que se guardaban en la Parroquia, además de esculpir piezas nuevas en piedra de Montjuïc, siempre siguiendo el criterio de la mínima intervención y de no colocar piezas nuevas sin tener la certeza de que hubieran formado parte de la fachada original. Asimismo se ha procedido a la reintegración cromática de la fachada aplicando veladura de silicato procurando conseguir la armonia del conjunto.

La cúpula del crucero también ha conocido una destacada restauración. En ella se habían detectado filtraciones en los elementos de piedra del tambor y en la base de soporte de la escultura. También se observaron numerosas escamas rotas y desprenidas así como otras muy degradadas por la erosión del paso del tiempo. Por eso se retiraron todas las escamas, rehicieron el soporte saneando previamente las grietas para volver a cubrir la superficie curva con nuevas escamas de iguales características que las originales. La intervención en la cúpula se realizó mediante un sofisticado andamiaje que ha permitido el sellado de las grietas existentes en el tambor de piedra superior así como la colocación de una escalera segura para facilitar su mantenimiento futuro.