La escuela concertada pierde más de 44 aulas en Barcelona

El colegio de los Maristas de Sants reduce dos grupos de P3 por falta de niños matriculados.

Más de 300.000 niños empezarán las clases el próxilo lunes en Barcelona.
Más de 300.000 niños empezarán las clases el próxilo lunes en Barcelona.

El colegio de los Maristas de Sants reduce dos grupos de P3 por falta de niños matriculados.

Tres centros escolares de Barcelona empezarán el curso en módulos prefabricados, sin que se sepa siquiera la fecha aproximada de la construcción de los tres edificios. Se trata de dos colegios, la escuela Entença situada en el distrito del Eixample y el de La Sagrera en Sant Andreu, y de un instituto, el Maria Espinalt, en San Martí.

La gerente del Consorcio de Educación de Barcelona, Mercè Massa, explicó ayer en rueda de prensa que estos nuevos módulos «poco tienen que ver con los barracones del pasado» ya que reúnen «todas las condiciones necesarias de climatología, sostenibilidad ambiental y adaptabilidad» y aclaró que se mantendrán como infraestructuras por si fueran necesarios en un futuro. El próximo lunes, los alumnos de estos tres centros empezarán las clases «con total normalidad» en estos colegios prefabricados, que han tenido un coste de 1,5 millones en su conjunto.

Incremento de alumnos

Además, en la capital catalana hay otros colegios que funcionan desde hace tiempo en barracones, como la escuela La Maquinista, también en el distrito de Sant Andreu. Por su parte, el colegio de Can Fabra, después de siete años de obras, finalmente estrenará nuevo edificio en este curso en el actual recinto de Fabra i Coast.

Durante la presentación del curso escolar en Barcelona, la gerente también dio a conocer que han crecido los alumnos matriculados en todas las etapas educativas: son 3.054 más que en 2015, sumando un total de 306.811 niños, el 19,5% del total de los alumnos de toda Cataluña.

Mientras que en la comunidad catalana han disminuido los alumnos matriculados en el primer ciclo de educación infantil debido a una acusada bajada de la natalidad, en Barcelona el problema todavía no se ha llegado a percibir. De hecho, hay 73 niños más inscritos en P3 que en el curso anterior. Los distritos donde más han aumentado las matrículas públicas en esta etapa son los del Eixample (90 plazas más), seguido del de Sant Andreu y el de Sant Martí.

El número de alumnos con necesidades educativas especiales también ha incrementado. Son 246 más y en total 3.943. En este contexto, Massa indicó que el IES Viladomat contará a partir del 12 con un agrupamiento de alumnos con sordera y que el centro de Educación especial «Estimia», dispondrá de una nueva aula integral.

En cuanto a los conciertos educativos que otorga el Consorcio de Educación de Barcelona, Mercè Massa aseguró que el colegio de los Maristas de Sants Les Corts ha perdido dos grupos en P3 por falta de niños. Al centro le han pasado facturas los escándalos de abusos sexuales destapados gracias a un padre que decidió denunciar públicamente los graves episodios que sufrió su hijo a manos del que fue su profesor, Joaquín Benítez.

Massa reiteró que el Consorcio de Educación no se personará como acusación particular en este caso, a pesar de que el Ayuntamiento, que forma parte de este organismo, sí lo hará. La consellera de Asuntos Sociales, Dolors Bassa, adelantó esta decisión el lunes al defender que como el colegio presentó una denuncia a la Fiscalía en 2011, será el Ministerio Público quien se haga cargo.

Aparte del colegio de los Maristas, habrá otros 44 grupos (aulas) que dejen de percibir el concierto este curso, si bien la cifra todavía «no es definitiva», indicó Massa.

La educación infantil será la más afectada, con la reducción de 30 aulas concertadas. En el primer curso de primaria serán 11 los grupos que dejen de recibir concierto, dos en primero de ESO y uno en segundo de secundaria.