La Fiscalía relaciona a Crespo con el desvío de capitales a las Islas Caimán

El diputado de CiU declara como imputado por su vinculación a la operación Clotilde

Xavier Crespo logró ayer esquivar a los medios de comunicación al llegar con dos horas de antelación al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), pero no consiguió esquivar un intenso interrogatorio como imputado por su presunta vinculación con la trama mafiosa destapada en la operación Clotilde cuando era alcalde de Lloret de Mar (Girona). Crespó llegó a los juzgados a las 15.00 horas, dos horas antes de someterse a las preguntas de la magistrada María Eugenia Alegret y la Fiscalía, y salió pasadas las diez de la noche sin responder ninguna pregunta de los medios de comunicación.

El ex alcalde de Lloret, que al ser diputado (de CiU) goza de condición de aforado, está imputado por los delitos de prevaricación y cohecho, después de que el supuesto líder de la red de blanqueo de la mafia rusa, Andrei Petrov, confirmara ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco que pagó regalos al ex alcalde, entre ellos un reloj valorado en 3.000 euros, botellas de vino y dos viajes a Rusia.

El diputado convergente está siendo investigado por exigir presuntamente que la empresa de Petrov (Development Diagnostic Company) patrocinara a los equipos de hockey y fútbol de la localidad. El mafioso entregó 270.000 euros a cambio de facilitarle los trámites para la construcción de un centro comercial en Lloret. Tras un largo interrogatorio de Alegret, el fiscal anticorrupción Fernando Bermejo dio una nueva vuelta de tuerca y preguntó al diputado sobre el supuesto desvío de importantes sumas de dinero a las Islas Caimán.

En un primer momento, Crespo se negó a responder, pero pidió consultar con su abogado, Manuel González Peeters. Posteriormente, aceptó contestar al ministerio público y negó su relación con los movimientos de capitales sospechosos a paraísos fiscales, según explicaron fuentes judiciales. También negó haber recibido dádivas de la presunta red mafiosa y justificó que los viajes a Moscú que le pagó Petrov fueron institucionales, para conocer el funcionamiento de algunas empresas rusas, como Gazprom.

Los investigadores de la operación Clotilde consideran que la red blanqueaba el dinero de las mafias rusas pasándolo por terceros países para luego invertir en España. Se estima que la trama ha podido blanquear fondos en España por un valor de más de 56 millones en los últimos años.

Patrocinios sin poblemas

Ayer también declararon en calidad de testigos Mario Iturri, trabajador de la agencia donde Petrov contrató los viajes de Crespo con su familia a Rusia, y Ernesto Coloma. Este último es empresario, que también patrocinó al equipo de fútbol local, y ratificó ante la juez que el concejal de Urbanismo de Lloret y mano derecha de Crespo, Josep Valls, le solventaba los problemas administrastivos de sus obras tras acceder a su oferta de patrocinar al equipo de fútbol. Coloma explicó a los medios que, como en su declaración ante la Guardia Civil el pasado 30 de enero, declaró ante la magistrada que Valls (también presidente del equipo de fútbol), se comprometió a solventar sus problemas administrativos ante el área de Urbanismo una vez accedió a patrocinar al club de la localidad.

Según su versión, tras acordar un convenio para patrocinar el fútbol, Valls le insinuó que no se preocupase por las obras que estaba haciendo porque le ayudaría a agilizar los trámites. Según Coloma, el importe del patrocinio fue fijado por Valls. Tras pagar 45.000 euros –en tres cheques de 15.000 entre 2007 y 2008– y comprar camisetas para el equipo por valor de 6.000 euros, nunca recibió ninguna inspección de Urbanismo de Lloret.

El empleado de la agencia IA-Viajes explicó ayer ante la juez que Andrei Petrov pagó en efectivo los pasajes de avión en «business class» a Rusia para el ex alcalde de Lloret, Xavier Crespo, y actual diputado en el Parlament y su esposa, Guadalupe Oliva, así como para dos o tres personas más cuyo nombre no recuerda. Petrov era cliente habitual de la agencia y pagó en efectivo, sin solicitar factura de los billetes para el político.