La primera «ley Torra» en 14 meses: restituir la Agencia de Salud Pública

El organismo fue suprimido por el Ejecutivo de Artur Mas hace ahora cinco años

El president de la Generalitat, Quim Torra, ayer en el Parlament
El president de la Generalitat, Quim Torra, ayer en el Parlament

El organismo fue suprimido por el Ejecutivo de Artur Mas hace ahora cinco años

El Govern encabezado por Quim Torra ha tardado hasta 14 meses en poder aprobar una ley en el Parlament. Y lo hizo ayer por unanimidad con la recuperación de un ente suprimido por Artur Mas en 2014: la Agencia de Salud Pública, cuya nueva normativa restituye la personalidad jurídica del organismo. Hasta ahora, la cámara catalana no había dado luz verde a ningún proyecto de ley a propuesta del Ejecutivo, ya que todas las iniciativas legislativas que se habían aprobado habían sido a iniciativa de los grupos. Este fue el caso, por ejemplo, de la supresión del consejo comarcal del Barcelonès o la nueva regulación de los espacios agrarios.

Antes, el Parlament sólo había modificado normativas ya existentes como la referida a la renda garantizada de ciudadanía o la ley de presidencia para posibilitar la investidura a distancia del president Carles Puigdemont, que finalmente cayó en saco roto.

Ahora, con esta ley –la primera del Govern Torra– se crea de nuevo la Agència Catalana de Salut Pública como un organismo autónomo con personalidad jurídica propia, después de que fuera suprimido como ente en 2014 por el Ejecutivo de CiU.

Así, la agencia recupera la autonomía administrativa con funciones ejecutivas y de gestión de los servicios de salud pública, y tendrá la función de ejecutar las políticas de salud de manera coordinada con las consellerias y organizar las actuaciones de los centros sanitarios, entre otras.

El texto establece la labor de esta agencia pública en sus funciones de promoción, vigilancia y protección de la salud y la prevención de la enfermedad y determina como máximo órgano de gobierno al Consejo Rector, un organismo colegiado que incluye el Consejo de Participación y el Consejo Asesor de Salud Pública.

El Govern de Quim Torra, que echó a andar en junio de 2018 pese a que la cámara catalana se constituyó medio año antes, se ha caracterizado por las dificultades para aprobar leyes y decretos debido a una débil mayoría que el bloque independentista perdió con la sustitución de los diputados procesados y luego recuperó. Además, la CUP se declaró en la «oposición» desde el primer día, lo que ha acentuado la «

parálisis» del Govern en la cámara catalana.

De hecho, la socialista Assumpta Escarp recriminó al Govern que esta sea la primera ley aprobada en esta legislatura, pero ha celebrado la restitución de la Agència Catalana de Salut Pública y ha defendido que «vuelva a tener capacidad, agilidad y sea capaz de adaptarse y abordar los nuevos retos» de la sociedad.

Por su parte, del diputado del PP Santi Rodríguez ha sostenido que la recuperación de la agencia no debería ser una de las prioridades de la sanidad pública porque cree que hay otras medidas más urgentes, pero que es una «buena herramienta».

Mientras, el diputado de Cs Jorge Soler reclamó una ley para revertir las listas de espera en el hemiciclo.