La Roja llena la plaza Cataluña pese a las trabas del Ayuntamiento

La Guardia Urbana multa a los organizadores, la plataforma «Barcelona con la Selección»

Cientos de aficionados acudieron al centro de Barcelona para ver el partido de la Selección
Cientos de aficionados acudieron al centro de Barcelona para ver el partido de la Selección

La Guardia Urbana multa a los organizadores, la plataforma «Barcelona con la Selección».

La plataforma «Barcelona con la Selección» consiguió congregar ayer centenares de personas para ver el partido de la Eurocopa entre España e Italia, a través de una pantalla gigante colocada en la plaza Cataluña.

El problema es que no tenían permiso del Ayuntamiento liderado por Ada Colau, lo que provocó la intervención de la Guardia Urbana y una denuncia por su parte. Fuentes municipales explicaron que los agentes se personaron para levantar acta por ocupación del espacio público.

Por su parte, los organizadores señalaron que tenían permiso de la conselleria de Interior, aunque era más bien para una concentración, pero no para meter en la plaza un vehículo con la pantalla gigante.

La pantalla se instaló finalmente, pero entre la intervención policial y unos problemas técnicos no se pudo ver la primera parte del partido, aunque si que había el sonido de la retransmisión.

Camisetas y banderas

Muchos de los aficionados iban ataviados con la camiseta de la Selección y con la bandera nacional. Entre los asistentes se pudo ver a las dos chicas de la plataforma que fueron agredidas por unos radicales en el barrio de Sant Andreu. También estaban algunos dirigentes de Ciudadanos.

Todo comenzó sobre las 15.30 horas, pese a que la convocatoria era a las 17.00 horas. Los organizadores llegaron a la plaza con un camión, desde el que pretendían montar la pantalla, y que tenía la infraestructura y tecnología necesaria para que se pudiera ver la retransmisión del partido, hecho que al final sucedió a medidas.

Al cabo de unos minutos aparecieron los agentes de la Guardia Urbana, que les obligaron a desmantelar el dispositivo. Posteriormente, los organizadores regresaron a la plaza con el camión, y finalmente instalaron la pantalla, pese a que sabían que con toda seguridad les llegaría una multa, por ocupación y estacionamiento en la vía pública. Uno de los promotores de la plataforma, Manuel Hernández, declaró que «si pasa algo, nosotros acarrearemos con las consecuencias. Poseemos un seguro de responsabilidad civil, cumplimos la normativa, y tenemos el permiso de la conselleria».

Al parecer, el Conistorio ofreció a los organizadores alquilar el anexo del Palau Sant Jordi para congregar a los aficionados de la Roja, pero finalmente no sucedió.

En el descanso, los organizadores subieron a un escenario para agradecer la asistencia a los aficionados, y comentaron que la cita sirvió para «demostrar que se pueden ver partidos de la Selección en Barcelona». Algunos de los concentrados corearon «Colau, canalla, queremos la pantalla». No obstante, fueron mucho más predominantes los gritos y cánticos de apoyo a la Selección.

Todo terminó sobre las 20.00 horas, aunque evidentemente sin el mismo ambiente festivo del inicio del partido, ya que la Selección perdió 2–0 frente a los italianos, por lo que quedó apeada de la Eurocopa.