La Sindicatura alerta de la «grave» situación financiera que sufre la UPC

Advierte de sus dificultades para generar ingresos y reducir gastos

Imagen de una protesta de estudiantes de la UPC contra los recortes en la universidad
Imagen de una protesta de estudiantes de la UPC contra los recortes en la universidad

BARCELONA- Desde que la Generalitat comenzó a disminuir su aportación a las universidades en el año 2009, la situación financiera de los centros educativos superiores ha empeorado hasta un punto preocupante. En solo tres años la administración autonómica ha recortado su inversión en más de 200 millones (de los más de 900 millones que se destinaban en 2009 se ha pasado a unos 700 millones) y centros como la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) han llegado a un punto insostenible. Así lo advierte el último informe de la Sindicatura de Cuentas relativo a los años 2008, 2009 y 2010. «La situación económico-financiera de la UPC es muy grave si se tiene en cuenta su déficit acumulado, las dificultades para generar ingresos y reducir gastos, y la dependencia financiera de la Generalitat», concluye el órgano fiscalizador.

De las siete universidades públicas catalanas, la UPC es la que arrastra una situación más complicada, ya que su déficit se elevaba a los 100,74 millones en 2010, lo que representa prácticamente una cuarta parte de su presupuesto, situado en torno a los 400 millones. La mayor parte del gasto de la UPC (aproximadamente un 80 por ciento) corresponde a personal y a las inversiones del centro. Con el propósito de equilibrar sus cuentas, la universidad ha recortado en personal administativo y en profesorado asociado, pero estas medidas han sido insuficientes para alcanzar la estabilización presupuestaria que exige la Generalitat.

Los ingresos por matrículas universitarias apenas representan 30 millones de euros de los ingresos de la UPC, cuya principal fuente de financiación es la aportación de recursos de la Generalitat, que concede prácticamente el 90 por ciento de las transferencias corrientes.

«Desde el punto de vista económico-financiero, hay que destacar el incremento del déficit en 5,02 millones€ el año 2008, 2,25 millones el año 2009 y 2,57 millones€el año 2010 motivado principalmente por la desviación en las transferencias corrientes como resultado de les menores aportaciones de la Generalitat», resume la Sindicatura.

El organismo fiscalizador admite que la UPC ha realizado un plan con diversas medidas para equilibrar sus cuentas, pero concluye que no ha bastado.

EL DÉFICIT, LA MADRE DE LOS RECORTES

El objetivo de déficit se ha convertido en el asunto más recurrente de la vida pública en Cataluña. Todos los recortes, los universitarios inclusive, están condicionados por el techo de gasto de la Generalitat. Ayer, tras conocerse que la Comisión Europea ha concedido más tiempo y mayor margen a España para alcanzar la consolidación fiscal situando el objetivo nacional en el 6,5 por ciento, el conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, pidió al Gobierno que «actúe en consecuencia» y traslade a Cataluña el mismo ritmo para equilibrar las cuentas. La Generalitat reclama dispone de un tercio del objetivo, es decir, un 2,16 por ciento.