Los agentes jurídicos se unen para proteger al menor víctima de abusos

La Razón
La RazónLa Razón

Las diferentes instituciones y entidades implicadas en las investigaciones penales relacionadas con abusos sexuales a menores han dado un paso más en lo que se refiere a la protección de los derechos de los niños al comprometerse a desarrollar, en 2014, el proyecto «Buenas prácticas en el trato de los abusos sexuales a niños y adolescentes». Lo que se pretende es trabajar conjuntamente para evitar lo que se conoce como la segunda victimización de este colectivo.

El proyecto, que ayer se presentó en el Colegio de Abogados de Barcelona con la participación de su decano, Oriol Rusca; el Síndic de Greuges, Rafael Ribó; la presidenta de la Fundación Vicki Bernadet que lleva su nombre; el director de los Mossos d'Esquadra, Manel Prat; el director del Centro de Estudios Jurídicos, Josep-Xavier Hernández; el magistrado de la Audiencia de Barcelona, Santiago Vidal; y el subdirector general de Atención a la Infancia y la Adolescencia de la conselleria de Bienestar, Joan Mayoral; propone un ciclo de conferencias, que arranca el próximo 20 de enero. El objetivo es debatir y analizar desde el punto de vista social y jurídico el trato de los abusos sexuales a menores. Éste culminará con un congreso, programado para el último trimestre de 2014, en el que participarán psicólogos, juristas y mandos policiales de Islandia, Bélgica, Canadá y Alemania con el fin de intercambiar experiencias y formas de trabajo.

La intención es que, mediante todas estas iniciativas desarrolladas a lo largo del próximo año, surjan ideas y conclusiones que puedan resultar útiles a un equipo multidisciplinar formado por jueces, abogados, fiscales, psicólogos, mossos d'Esquadra, etc para, de cara a principios de 2015, presentar un protocolo de actuación dirigido a los diferentes agentes que participan en las investigaciones penales relacionadas con abusos sexuales a menores.

Este manual de buenas prácticas será una visión actualizada y renovada del protocolo que en 2005 ya asentó las bases para mejorar la protección y el interés preferente y superior del menor en este tipo de delitos. «Se están haciendo las cosas bien, pero se pueden hacer mejor», coincidieron en señalar los integrantes del Comité de Expertos designados para trazar las líneas principales del protocolo y que presentaron el proyecto ante los medios de comunicación.

«Es necesario adecuar el protocolo de 2005 a la realidad actual y trabajar para evitar que los niños y adolescentes víctimas de abusos sufran una victimización secundaria, que hoy en día aún existe», destacó el magistrado Santiago Vidal. «No es que se pretenda hacer un nuevo manual o que el manual del 2005 esté desfasado, sino que en muchos casos no se han aplicado suficientemente los mecanismos que evitan la segunda victimización. Y es que, los contenidos de este protocolo no deberían tomarse como simples recomendaciones, sino que deberían ser vinculantes», añadió Vidal. Este segunda victimización consiste, a grandes rasgos, en que durante el proceso judicial, el menor se expone a volver a ver a su agresor o a recordar los hechos una y otra vez.

El director de los Mossos d'Esquadra recordó que «hay que actualizar el manual en el sentido que las redes sociales han transformado el tipo de delitos hacia los menores». Por su parte, el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, como representante de la institución desde la que se promovió la redacción del protocolo de 2005, reclamó un cambio legislativo que permita desarrollar eficazmente las directrices para garantizar una correcta protección del menor definidas ya en ese primer manual de buenas prácticas.