Mas acusa a la CUP de «aliarse con el Estado» para «cortarle el cuello»

El ex president y Puigdemont critican la falta de «neutralidad» de Felipe VI con el proceso catalán

Puigdemont y Mas participaron en una inusual entrevista a dos bandas
Puigdemont y Mas participaron en una inusual entrevista a dos bandas

En una inusual entrevista a dos bandas, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y su predecesor en el cargo, Artur Mas, se despacharon a gusto contra la monarquía y la CUP.

En una inusual entrevista a dos bandas, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y su predecesor en el cargo, Artur Mas, se despacharon a gusto contra la monarquía y la CUP. Ambos políticos analizaron la situación por la que atraviesa Cataluña para señalar a aquellos que, a su juicio, suponen un escollo para sus anhelos. Mientras Felipe VI no ha tenido la «neutralidad» necesaria con el proceso catalán, la CUP se «ha aliado» con los poderes del Estado para «cortar el cuello» a Mas.

En una entrevista en «El Punt Avui Televisión», Puigdemont y Mas comentaron el papel que el Rey ha jugado en relación con la cuestión catalana. Puigdemont señaló que no ha hecho gala de la «neutralidad exquisita» que «sí ejerció cuando era Príncipe». «Quizás lo que quisiera hacer no se corresponde con su agenda política y eso le hace perder neutralidad», insistió. Mas, a su vez, apuntó que nunca creyó en que Felipe VI pudiese desatascar el proceso. «No me lo creí nunca. Él, probablemente, en privado ha intentado ablandar alguna posición, pero a la hora de la verdad no lo veo jugándose-de una manera muy clara a favor del respeto de este derecho democrático», dijo.

A propósito de la CUP, el ex presidente de la Generalitat les acusó de haberse aliado con los poderes del Estado que le querían «cortar el cuello». «Yo era el personaje más perseguido de los poderes del Estado. Me querían, no literalmente, cortar el cuello. ¿Y qué alianza encontraron en Cataluña? La alianza que encontraron fue la mitad de la CUP», subrayó. «Anna Gabriel ha demostrado más ganas de tener cargo que yo mismo. Aquellos que presumen de no querer cargos, a la hora de la verdad están más pegados al cargo que aquellos que somos vistos como los que no los queremos dejar», añadió. A su juicio, si su renuncia debe valer para algo es para que haya esa estabilidad hasta el final de la legislatura.

Sobre los retos más inmediatos, Puigdemont asegura que no contempla una prórroga de presupuestos y está convencido de que la CUP votará los presupuestos para el 2016: «Honrarán lo que han firmado. Serán fieles a su compromiso político». Puigdemont lo ve como una consecuencia lógica del acuerdo de estabilidad suscrito entre Junts pel Sí y los «cupaires». Este acuerdo, por lo tanto, compromete a esta formación a votar los presupuestos que presente el gobierno .

A propósito de su marcha, Mas aseguró que tomó progresivamente durante las 48 horas anteriores al 9 de enero, cuando lo anunció, pero admitió que la primera vez que pensó en renunciar fue a principios de diciembre, antes de la campaña de las elecciones generales. «La decisión definitiva la tomo sábado al mediodía justo antes de llamar a Carles Puigdemont. Entonces tuve constancia de que la CUP aceptaba firmar una serie de condiciones que permitían la estabilidad del Gobierno».

DUI

Puigdemont también se refirió a una eventual declaración unilateral de independencia e insistió en que no habrá ninguna decisión definitiva sin pasar por las urnas, es decir, unas futuras elecciones constituyentes. Respecto a la posibilidad de que Artur Mas pueda ingresar en prisión por poner las urnas el día 9 de noviembre de 2014, el ex presidente apuntó que si los responsables del Estado “son mínimamente inteligentes y le ponen más neuronas que testosterona , «que está por ver», esta «imagen tremenda» no se tiene por qué dar.