Mas admite que Puigdemont será más débil si CDC retrocede el 26-J

El líder de Convergència vincula la fortaleza del president al resultado electoral de este domingo

Junqueras y Puigdemont, ayer, durante la reunión semanal del gobierno catalán
Junqueras y Puigdemont, ayer, durante la reunión semanal del gobierno catalán

El líder de Convergència vincula la fortaleza del president al resultado electoral de este domingo.

Todas las encuestas publicadas sugieren que los dirigentes de Convergència comparecerán con caras largas la noche del domingo. Los sondeos coinciden en augurar un retroceso de CDC, que ya obtuvo un mal resultado (8 diputados y quinta fuerza en Cataluña) el pasado 20 de diciembre. Aunque la demoscopia pronostica un nuevo batacazo, Artur Mas no dudó ayer en vincular el resultado del domingo con la fortaleza del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

«Si el resultado del domingo debilita al presidente de Cataluña, el liderazgo de este presidente queda debilitado y después no le podremos pedir según qué cosas», afirmó Mas en un acto de campaña centrado en la cultura catalana. Según el ex presidente de la Generalitat, el electorado soberanista tiene que «reforzar el partido del presidente Puigdemont porque, al final, a quien le pediremos que en los momentos de verdad se la juegue es a él».

Mas insistió así en que es necesario que Convergència obtenga un «buen resultado» porque es «la garantía para lograr un Estado catalán y reforzar el liderazgo del presidente Puigdemont».

En paralelo, ERC decidió responder a alguno de los ataques que durante la campaña le ha lanzado CDC y en concreto el referido a las presuntas agendas alternativas del partido republicano a la independencia como la formación de un gobierno tripartito junto a En Comú Podem y la CUP. El candidato de ERC al Congreso, Gabriel Rufián, subrayó que «sólo tiene una agenda ahora mismo» –y no dos– y que agenda es la destinada a lograr la república catalana y no traicionar el mandato obtenido el 27S.

Según el cabeza de lista de ERC, las discrepancias entre las formaciones independentistas hay que verlas con «absoluta naturalidad» porque la transversalidad y las distintas sensibilidades «son una enorme victoria y nos necesitamos todos para consolidarla». «Esto no va de ganarnos a nosotros mismos, pero ERC ahora sólo tiene una agenda, que es la de la consecución de la república catalana y no traicionar el mandato que tenemos desde las elecciones del 27S», subrayó Rufián.

Por su parte, el candidato del EnComúPodem, Xavier Domnech, concluyó que el proceso independentista está bloqueado porque la hoja de ruta de Junts pel Sí tenía unos plazos que ya no tiene, y puso como ejemplo que la cuestión de confianza planteada por el presidente de la Generalitat es un «Vuelva usted en septiembre». Según Domènech, el proceso soberanista se inició desde la sociedad pero el Govern acabó dirigiéndolo, «como ha explicado el propio presidente de la ANC, Jordi Sànchez».