Actualidad

Meritxell Domingo: «Las marcas que no apuesten por crear valores están destinadas a desaparecer»

Meritxell Domingo alcanzó la máxima gloria como directora de márqueting durante su experiencia en KH Lloreda, un puesto de trabajo que abandonó hace unos meses para montar su propia empresa, en la que apuesta por una simbiosis entre el arte y el marketing como metodología para dotar de valor al producto. En septiembre inauguró en el centro Esadecreapolis de Sant Cugat su primera exposición de pintura.

Publicidad

– ¿Cómo una directora de marketing acaba exponiendo?

– Lo del arte lo llevo desde pequeña. Empecé a pintar con lápiz y luego con óleos, pero en la universidad lo dejé por falta de tiempo. Hace unos años, el médico me recomendó que hiciera algo que me gustara y me liberara para aliviar el estrés y entonces volví a pintar. En cuatro años hice unas 35 obras y una noche, cenando con amigos, me animaron a exponer y así lo hice

– ¿Y qué es lo que pinta?

– Pintura acrílica. A mi no me gusta el realismo, la pintura figurativa; lo que realmente me gusta es experimentar.

Publicidad

– ¿Y ha tenido el efecto esperado? ¿Pintar le ha ayudado a aliviar el estrés?

– La pintura es para mí una válvula de escape enorme. Hago pintura matérica, muy experimental, que me permite sacar toda la creatividad. No tiene barreras. Además, la pintura es mi psicóloga: cuando tienes un pensamiento, le vas dando vueltas hasta que consigues cerrarlo, y yo, cuando lo plasmo en una obra, consigo cerrarlo.

Publicidad

– ¿En qué se inspira?

– En el tiempo libre, todo te va inspirando. Por ejemplo, un día abres una botella de vino y el olor y la sensación que esa acción te transmite intentas plasmarla en una pintura. Esa es una de mis obras. Intento captar sentimiento de un momento y hacerlos eternos. Son pedacitos de sentimientos que doy a quien ve mi obra. Yo creo que la vida son instantes.

– ¿Cómo es el momento de ponerse delante del lienzo?

– Tú estás sola, con la obra, y ésta te va hablando. Cuando estás pintando no te sientes sola, no piensas en nada, sólo en ver como mezclar los materiales y cómo éstos reaccionan. Yo no he optado por la pintura acrílica porque lo que me gusta no es usar sólo pintura, sino mezclarla con otros elementos y utilizarla para enfatizar el movimiento de la obra. Es la materia la que te indica las cosas. Se trata de pintura de investigación.

– Así debe tener la sensación que nunca se le acabarán las posibilidades de experimentar, que siempre le quedará algo por probar o descubrir.

– Sí, para mí, ahora la sensación que tengo es que acabo de empezar. Últimamente además estoy trabajando con Ángel Uranga, un pintor que me está ayudando a saber leer e interpretar el arte. Una obra te dice mucho de la persona que la ha pintado y esto me resulta muy útil para el nuevo proyecto que tengo entre manos

Publicidad

– ¿En qué consiste?

– Hace unos meses dejé KH Lloreda porque allí el marketing había llegado a su máximo esplendor y se quería apostar por otras vertientes. La empresa tenía previsto focalizarse en el ámbito internacional y en el punto de venta. Entonces he optado por crear mi propia consultoría de marketing que se basa en cómo conseguir crear valor a las empresas a través del arte.

– ¿Y eso como se consigue?

– El arte puede ser muy útil para motivar, para las relaciones interdepartamentales, para la comunicación externa, y da mucha creatividad. Hay un vínculo total entre el arte y el marketing. Para nosotros, la empresa y el arte son cosas que están muy alejadas. Normalmente al artista se le ve como un bohemio y al empresario, como un ejecutivo, completamente distanciados, pero cuando mezclas arte y empresa, el resultado es explosivo.

– ¿Pero ello debería llevar implícito un cambio de mentalidad en el mundo empresarial?

– Estamos cambiando el marketing, yendo a un marketing que sea real, no tan aspiracional, emocional. Ha de ser creíble y el consumidor se ha de sentir él mismo. Con la difícil situación que estamos viviendo, ha habido un cambio en la sociedad y el consumidor ya no quiere promesas, sino algo que le cambie la vida.

– ¿El marketing académico ya no funciona?

– Las marcas que no apuesten por crear valores desaparecerán. Ahora ya no vale el consumo por el consumo y eso no volverá. Ha habido una redefinición. Hay unas nuevas normas de juego. Ahora el consumidor tiene el poder y va a decidir y a elegir según lo que se crea y vea real o no.

–Y con este panorama, usted se atreve a iniciar un nuevo negocio.

– Y también espero poner en marcha en breve un proyecto de diseño de muebles. Yo siempre digo que no hay que ser conformista y debemos seguir ayudando al país a salir adelante. No podemos quedarnos en casa, hay que salir y crear cosas.