Pacheco calienta el 1 de mayo y augura «más conflictividad»

Javier Pacheco relevó a Joan Carles Gallego al frente de CC OO en Cataluña hace tres meses.
Javier Pacheco relevó a Joan Carles Gallego al frente de CC OO en Cataluña hace tres meses.

El secretario general de CC OO en Cataluña considera, sobre los trabajadores, que es la hora de «llevarnos lo que es nuestro», por lo que prevé agitación en las calles.

Mañana es el 1 de mayo, el Día del Trabajador, y las centrales sindicales aprovechan las últimas horas para calentar el ambiente. Sobre todo porque, a su entender, la situación económica del país no permite felicitarse. El secretario general de CC OO de Cataluña, Javier Pacheco, consideró ayer que es «el momento de convencer a los trabajadores de que toca llevarnos lo que es nuestro», por lo que previó un aumento de la conflictividad en las mesas de negociación y en la calle para conseguir este objetivo.

En una entrevista con Efe, Pacheco, que hace tres meses que relevó a Joan Carles Gallego al frente del primer sindicato de Cataluña, insistió en que el movimiento sindical tiene que pasar a la ofensiva, y advirtió de que «no se trata de un lema sino de organizar un actitud». Convencido de que los trabajadores quieren recuperar los derechos laborales y sociales perdidos durante la crisis, aseguró que el primer objetivo es el aumento de los salarios.

«Tenemos dificultades con la patronal para cerrar la negociación colectiva. Su propuesta está por debajo de la recuperación del poder adquisitivo. Hay que llegar a un acuerdo en el corto plazo porque tenemos convenios importantes que desbloquear como son los de hostelería, geriatría, oficinas y despachos o investigación sanitaria en Cataluña», señaló en la misma entrevista.

En el caso de que fracase la negociación para conseguir un acuerdo de referencia que aplicar a los convenios, Pacheco advirtió dvertido de que «habrá que elevar la conflictividad en las mesas de negociación» y, si es necesario, llevar la protesta a la calle. Respecto al gasto público, el dirigente sindical opinó que, una vez la economía empezó a crecer y se relajan las políticas de déficit, «ya no hay excusas para empezar a establecer propuestas de gasto social por parte de las administraciones públicas».

A las puertas de la celebración del Primero de Mayo, subrayó que «el movimiento sindical tiene que convencer a los trabajadores de que llega el momento de organizar esa reivindicación y ganar por correlación de fuerzas». «Queremos lo que es nuestro. Toca llevarnos lo que es nuestro. La mayoría de la sociedad, que son trabajadores por cuenta ajena y pequeños empresarios o autónomos necesitan llevarse lo suyo por la vía de la negociación colectiva y el diálogo social», dijo.

Respecto al papel que deben asumir los sindicatos en el escenario actual, Pacheco enfatizó que las centrales «debemos defender los intereses de parte y no tenemos que querer defender los intereses generales». En esta línea,sostuvo que «yo no quiero un sindicato que quiera gobernar un país, sino un sindicato que tenga capacidad de confrontación para que los intereses que representamos estén en cualquier decisión que tomen aquellos que defienden intereses generales».

Esta misión, sin embargo, no debe acabar por recluir a la organización en las empresas porque «somos un sindicato sociopolítico y nos ocupa todo lo que tiene que ver con los intereses de los trabajadores» pero «nuestra posición tiene que ser siempre nítida» cuando interviene más allá de la discusión de asuntos laborales.

Entre los retos de futuro del movimiento sindical, Pacheco destacó la necesidad de analizar el cambio que sufrirán las relaciones de trabajo en el contexto de el nuevo sistema productivo que se dibuja en la era de la industria 2.0 y la tendencia a la robotización y la «uberización» de la economía. Pacheco, que procede del sector de la automoción y fue el responsable de la federación de Industria de CC OO, abogó por redefinir el valor del tiempo para hacer frente a esta nueva economía.