Panrico pacta el ERE y salva el concurso de acreedores

La Razón
La RazónLa Razón

Después de semanas de negociaciones y de movilizaciones de los trabajadores, Panrico llegó ayer de madrugada a un acuerdo «definitivo y vinculante» con los representantes sindicales. El Expediente de Regulación de Empleo se aplicará sobre 745 personas y el resto de la plantilla verá su sueldo reducido en un 18 por ciento de media. Los empleados de la planta de Santa Perpètua de la Mogoda y CC OO advirtieron que impugnarán el pacto.

Los términos del acuerdo son los que la semana pasada votaron las plantillas de las diferentes fábricas que la compañía tiene repartidas en España. Todas dieron luz verde a las condiciones planteadas por Panrico para evitar el concurso de acreedores y tratar de sacar la compañía adelante, menos la de Santa Perpètua al considerar que será la más perjudicada. De hecho de los 745 trabajadores que serán despedidos, 154 corresponden a la fábrica catalana. Además, «las rebajas salariales también serán más importantes en nuestro centro de producción, serán de alrededor un 21 por ciento porque aquí tenemos los niveles salariales más altos», señaló el presidente del comité de empresa en dicha planta, Ginés Salmerón. Por ello, los trabajadores volvieron a votar ayer por la tarde, tras conocerse el acuerdo, y decidieron impugnarlo y seguir así con la huelga indefinida que mantienen desde el pasado 13 de octubre al no cobrar las nóminas correspondientes al mes de septiembre. «No puede ser que nueve personas hayan decidido estampar su firma y representar así al grueso de la plantilla, contradiciendo la voluntad manifestada en las votaciones», explicó el representante de CC OO en la fábrica catalana, Fèlix Yela.

De hecho, no firmaron todos los representantes de los trabajadores, trece en total. Lo hicieron seis de UGT y tres de CC OO, concretamente los de las plantas de Zaragoza, Sevilla y Valladolid cuyos empleados aceptaron el acuerdo en asamblea la semana pasada.

Autónomos

El resto de representantes se negó a rubricar al entender que las negociaciones se han llevado a cabo con la presión constante del consejero delegado, Carlos Gila. Según CC OO, Gila no dejó de insistir en la posibilidad del concurso de acreedores de no llegarse a un acuerdo. Por ello, la Federación Agroalimentaria de dicho sindicato señaló, en comunicado, que estudia impugnar el acuerdo con la empresa.

Por su parte, Panrico también pactó con los representantes de los autónomos de la red de distribución despedir a 300 repartidores y rebajar el salario del resto un 15 por ciento.