Salud anuncia un plan para que se conozcan los tiempos de las listas de espera

Está previsto en la nueva Carta de Derechos y Deberes de la ciudadanía respecto a la Sanidad

Las listas de espera para las operaciones han sido muy polémicas estos años
Las listas de espera para las operaciones han sido muy polémicas estos años

La espera para las intervenciones quirúrgicas es un asunto siempre polémico dentro de la sanidad catalana, y quizá aún más en los últimos años, debido, posiblemente, a los recortes practicados. No obstante, la conselleria de Salud parece ahora tener el deseo de paliar, en lo posible, la situación.

Los pacientes catalanes tendrán derecho a conocer los tiempos de espera sanitaria, según prevé la nueva Carta de Derechos y Deberes de la ciudadanía en relación con la salud y la atención sanitaria, que actualiza la de 2001.

Según informó ayer el departamento en un comunicado, el documento sitúa a las personas como «elemento central de la salud con los principios de libertad y autonomía, igualdad y de acceso a la información» como ejes vertebradores. Entre las principales novedades, destacan el derecho a recibir educación en salud, planificar las decisiones anticipadas antes de morir, tener seguridad de los datos relativos a la salud y recibir una atención que garantice la continuidad asistencial, entre otros.

Sobre los deberes, destaca el de evitar riesgos para la salud de otras personas derivados de la falta de adopción de medidas preventivas individuales y de hacer un uso responsable de las nuevas tecnologías en relación con la salud y el sistema sanitario.

El documento recoge un centenar de derechos y deberes estructurados en diez ámbitos, y supone un contrato social entre las personas y el sistema sanitario.

El departamento eliminó en febrero el tiempo de espera máximo de seis meses garantizado por ley en once de las catorce intervenciones quirúrgicas monitorizadas por el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut). La orden que aprobó este ente para reestructurar los tiempos máximos de espera garantizados sólo mantiene dentro del plazo de medio año a las operaciones de cataratas y prótesis de rodilla y de cadera.

Los otros once procedimientos quirúrgicos, al igual que el resto de las operaciones programadas (no urgentes) que se realizan dentro del sistema sanitario público, no tendrán un tiempo de espera máximo garantizado por ley, sino de referencia en función del criterio clínico.