UDC expedientará a los críticos que apoyen la lista independentista de Mas

El secretario general de UDC, Ramon Espadaler.
El secretario general de UDC, Ramon Espadaler.

La dirección de UDC ha iniciado hoy los trámites para expedientar a los díscolos del partido por desacatar la decisión del Consell Nacional de la formación al lanzar una plataforma para apoyar la lista "transversal"e independentista que impulsa el presidente Artur Mas (CDC) para el 27S.

Los representantes del sector crítico Antoni Castellà, miembro de la ejecutiva, Mercè Jou, diputada en el Parlament, y los históricos dirigentes Núria de Gispert, presidenta del Parlament, y Joan Rigol, coordinador del Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, han presentado la plataforma Hereus UDC 1931 (Herederos UDC 1931).

La entidad ha sido registrada como una asociación con la que pretenden aglutinar a los independentistas de Unió para dar apoyo a la lista de Mas, sin descartar ingresar en la misma, lo que ha hecho reaccionar al secretario general de UDC, Ramon Espadaler, que ha pedido ya un informe a los servicios jurídicos del partido previo a la apertura de expedientes disciplinarios.

Con la nueva plataforma, los díscolos se han declarado en rebeldía, desde dentro del partido, contra el acuerdo adoptada por la mayoría del Consell Nacional -máximo órgano entre congresos- del pasado sábado, cuando se decidió que Unió se presentaría en solitario con la hoja de ruta avalada una semana antes por la militancia en una consulta interna.

En el acto de presentación de la plataforma, la presidenta del Parlament ha sido contundente al criticar a la cúpula de la UDC de Josep Antoni Duran Lleida, a la que ha acusado de tener una "estrategia calculada"desde 2010 para "romper la federación -de CiU-, dinamitar el proceso"soberanista e ir en contra de cuestiones como el derecho a decidir o el pacto fiscal.

Tanto Castellà como De Gispert han aseverado que les resulta "irrelevante"si desde la dirección se les abre expedientes, que puedan incluso acarrearles la expulsión, por apoyar la lista de Mas -de hecho, son miembros de un partido (UDC) y apoyan a otro (CDC)-, y han indicado que los conflictos se solucionan "con diálogo"y "no con sanciones".

La plataforma aglutina exmilitantes como Joan Rigol -abandonó la formación el pasado sábado- y Josep Maria Vila d'Abadal, presidente de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) y que en su día también abandonó UDC, pero sobre todo miembros de la ejecutiva y del Consell Nacional, que descartan abandonar la formación con el riesgo de ser expulsados.

Castellà ha justificado una plataforma desde dentro de UDC por la necesidad de representar a los cerca de la mitad de militantes que, en la consulta interna, votó en contra de la hoja de ruta de la dirección, que evitaba fijar la independencia como objetivo político y marcaba, a su juicio, una vía "autonomista".

Sin embargo, Espadaler ha juzgado que "es evidente"que lo que están haciendo los díscolos con esta nueva asociación "no encaja"con las reglas del juego de UDC, porque "no caben hojas de ruta ni candidatos diferentes a los que decida Unió".

En este sentido, el secretario general de los democristianos y con toda probabilidad candidato de UDC a las catalanas ha anunciado que han pedido un informe a los servicios jurídicos sobre la apertura de expedientes disciplinarios a los impulsores de la plataforma crítica, bautizada como Hereus UDC 1931.

Espadaler ha advertido hoy de que el partido no es una "selva"y ha garantizado que harán "respetar las reglas de juego", ejecutando todas las "tramitaciones oportunas"que fijen los Estatutos, que contemplan la suspensión temporal de la militancia o incluso la expulsión en el caso de infracciones graves.

Y ha acusado a la presidenta del Parlament y miembro del sector crítico, Núria de Gispert, de "deslegitimar una institución"como la Cámara catalana, "que debería estar al servicio de todos y no de una parte"de un partido.