Un 63 % a favor de la independencia de Cataluña si Rajoy no mueve ficha

La Razón
La RazónLa Razón

Un 63 por ciento de Catalanes estaría a favor de la independencia si el gobierno Español se cerrase a negociar un nuevo estatus político para una Cataluña dentro de España.

Una encuesta del CEO (Centro de Estudios de Opinión) ha medido el grado de independentismo de los catalanes según diferentes consecuencias que éste podría comportar. Aún siendo 1800 los catalanes encuestados, el Ceo, organismo autónomo administrativo de La Generalitat, ha advertido que la encuesta es experimental y no representativa, ya que las preguntas se han hecho des de internet, un método poco habitual.

La encuesta tiene cuatro ejes, la Economía, la Unión Europea, el Pacto Fiscal y la Lengua, por cada eje se plantean dos situaciones contrapuestas hasta un total de ocho. Cuando «El Gobierno Español se muestra totalmente cerrado a la posibilidad de negociar un nuevo estatus político para Cataluña dentro de España», la independencia sube hasta el 63 por ciento, aunque si «El Gobierno se muestra dispuesto a negociar un nuevo estatus político para cataluña dentro del estado, con nuevas competencias exclusivas y pacto fiscal», los independentistas se mantendrian en un 55%. El resultado más bajo a favor de la independencia es un 45 por ciento y se da en el caso de una Cataluña independiente fuera de la Unión Europea. Después de éste, el siguiente resultado más bajo a favor de la independencia es de un 47 por ciento, si el Catalán tubiese un futuro asegurado y un elevado prestigio. En el eje de la economía, se plantea una Cataluña económicamente viable y otra inviable, pero los resultados no varían significativamente. En el primer caso la situación es la siguiente «Cataluña obtendría grandes beneficios económicos y recuperara 16.735 millones de euros que anualmente paga en impuestos en España y que no vuelven». El sí a la independencia fue del 60 por ciento. En el caso de inviabilidad el escenario se plantea así: «Cataluña sufriría graves consecuencias económicas, las ventas de productos catalanes en España se verían afectadas por un boicot comercial y las dificultades de comerciar con el resto de Europa serían mucho mayores.» Delante de ésta situación el 55 por ciento se mostró a favor de la independencia. En las demás situaciones planetadas la independencia se sitúa entre el 50 y 60 por ciento.

¿Un nuevo President?

El 27 de diciembre de 2013 Mas declaró "dejaré pronto la política, como máximo estaré otro mandato, si se dan las condiciones, para llevar adelante el proyecto.". El estudio del Ceo se realizó precisamente durante el mismo mes de diciembre y busca saber a parte del grado de independencia de los Catalanes, como hemos visto antes, la opinión de la ciudadanía delante de un President de 45 años, médico y de larga trayectoria política. Partiendo de éstas características base, se le atorgan, al simulado President, diferentes idelogías. Las respuestas -del uno al diez- deben situarlo en su grado de Catalanidad y Españolidad y en su grado de Derechas e Izquierdas.

Tiempo entre encuestas

Grupo Godó presentó el jueves pasado una encuesta sobre la pregunta pactada por la Generalitat que daba un 40,1 de independetismo, al día siguiente Josep Rull explicaba que según una encuesta interna de CDC había un 56 por ciento de independentistas y fue ayer cuando el Ceo colgó en su web el informe que daba al independentismo la cifra más alta hasta ahora, un 63 por ciento.

Cabe señalar que el orden de presentación de los datos de dichas encuestas es contrario al orden de confección. La última en hacerse fue la del Grupo Godó y fue la primera en salir, siendo el resultado más bajo para el independentismo. La de CDC data de los primeros 15 días de enero y el 56 por ciento de independentismo es considerablemente más elevado. Por último, la primera en elaborarse, la del Ceo, que con datos de independentismo a años luz de las otras dos, se hizo la primera, en diciembre. Los resultados de las encuestas y su fecha de confección indican que cuanto más se acercan a la fecha del 12-D -el día en que se pactó la fecha y el contenido de la pregunta- el independentismo sube. El tiempo juega en contra del nacionalismo catalán.