Un Llull lleno de optimismo

Sílvia Soler gana el prestigioso premio con la novela «L'estiu que comença»

Sílvia Soler, entre José Manuel Lara y Artur Mas, ayer, en el momento de recibir el Premi Ramon Llull
Sílvia Soler, entre José Manuel Lara y Artur Mas, ayer, en el momento de recibir el Premi Ramon Llull

La vidas que imaginan dos amigas para sus hijos es el argumento de la obra de Sílvia Soler, galardonada con el Premi de les Lletres Catalanes Ramon Llull, que otorga Editorial Planeta.

La vidas que imaginan dos amigas para sus hijos antes de nacer es el hilo argumental de la nueva obra de Sílvia Soler, que ayer fue galardonada con el Premi de les Lletres Catalanes Ramon Llull, que otorga Editorial Planeta. Durante un acto celebrado en el Palau de la Generalitat, Soler recibió el galardón, dotado con 60.000 euros, de manos del presidente de la Generalitat Artur Mas y el del Grupo Planeta, José Manuel Lara. La novela «L'estiu que comença», que será publicada el próximo 7 de marzo, destacó entre los 61 originales presentados en la edición de esta año por el jurado formado por Leonello Brandolini, Carles Casajuana, Pere Gimferrer, Gemma Lienas y Emili Rosales.

Soler explicó ayer que su obra, desde el mismo título, quiere ofrecer una mirada «esperanzadora». «Es la novela de la que estoy más convencida, uno de esos libros que me gustaría leer», aseguró la ganadora.

Pese a la esperanza de la que habla la autora, los dos protagonistas de la novela, Júlia Reig y Andreu Balart, viven también una tragedia de la que se hablará durante muchos años en Sorrals, un pequeño pueblo marinero imaginado por la escritora y que estaría situado entre las comarcas de La Selva y el Maresme. «L'estiu que comença» continúa la trayectoria de los dos personajes desde su nacimiento, en 1961, hasta su madurez. Ambos, pese a tener lo que parece un destino marcado, tomarán caminos diferentes. «Han nacido en un entorno que los protege. Él es el bibliotecario del pueblo, un hombre sensible y con una ambición muy medida, mientras que ella es alguien a quien le cuesta mantener el equilibrio, tiene una vocación de psicóloga y se autoanaliza», subrayó Soler.

La autora de títulos como «L'arbre de Judes» o «39+1» ha dejado para este trabajo el humor que ha caracterizado buena parte de sus novelas, una marca con la que ha conseguido importantes éxitos entre los lectores. Lo que sí se encontrará quien lea «L'estiu que comença» es, como aseguró la escritora, «una narración con saltos en adelante». Para ello se recurre también a hechos, películas o ciertas modas que han marcado a toda una generación, con referencias a noticias como el atentado en Hipercor o los Juegos Olímpicos de 1992.

El título del libro alude a una mañana tranquila del mes de junio «cuando los protagonistas se dan cuenta que puede llegar una tempestad». También es una referencia a la noche de San Juan, un momento del año que tiene una gran importancia dentro del conjunto del relato, momento en el que las familias de Júlia y Andreu acometen el feliz ritual de brindar por la llegada del verano. Para Soler, esa es una fecha con «un punto de actitud positiva. Es una noche en la que creo que no es difícil tener un punto de optimismo».

Uno de los miembros del jurado, Emili Rosales alabó la obra premiada por «su frescura. Es una novela con la que el lector de la edad de los personajes se podrá identificar».

Promoción de la cultura

En el acto celebrado en el Palau de la Generalitat, también intervino Artur Mas quien aplaudió el Premi Ramon Llull por el papel que tiene en «la promoción de la cultura». Los mismos elogios fueron también para el Grupo Planeta, «una empresa enraizada» en Cataluña y que «esperamos que siga siendo así». Con estas palabras aludió a las declaraciones de José Manuel Lara en las que señalaba la posibilidad de trasladar el Grupo Planeta fuera de Cataluña en caso de una hipotética independencia.