Política

Un nuevo salón del cómic para homenajear a Stan Lee

El certamen cambia su nombre a Comic Barcelona, gana espacio y actividades y se reduce a tres días

Los cuatro fantásticos fueron los primeros personajes que Stan Lee se sacó de la chistera creando la primera familia de superhéroes de la historia del cómic
Los cuatro fantásticos fueron los primeros personajes que Stan Lee se sacó de la chistera creando la primera familia de superhéroes de la historia del cómic

El certamen cambia su nombre a Comic Barcelona, gana espacio y actividades y se reduce a tres días.

El cómic es el llamado arte secuencial. Basa su gen específico en el continuo cambio, en el movimiento, en la dinámica de contrastes, en la progresión narrativa de una historia. Por ello, es imposible pensar en el cómic en términos de inmovilidad, ni siquiera de repetición. No existe historieta o novela gráfica en que todas las viñetas que se proyectan sea una repetición infinita de la misma imagen, puesto que entonces no sería específicamente cómic. Podría ser arte conceptual o serigrafías pop warholianas, algo interesante en sí mismo, pero no cómic, que ya en su mismo nombre indica que es todo lo contrario al aburrimiento. Entonces, ¿cómo puede ser que el Salón Internacional del Cómic haya sido igual durante 37 años?

Al menos hasta ahora, porque el salón se renueva por completo, tanto, que ni siquiera se llama más salón, sino que ahora quiere ser conocido como Cómic Barcelona. «Queremos iniciar una nueva etapa, más integradora, más diversa, que atraiga a nuevos públicos, sobre todo a los más jóvenes», señaló ayer Meritxell Puig, directora del nuevo certamen, dispuesta a marcar distancias con el trabajo que hizo Carles Santamaría en frente del certamen hasta 2017.

Los cambios son de todo tipo y afectan incluso a su logo, más moderno, pesado y agresivo. Aunque los mayores diferencias con el pasado no son estéticas, sino de contenido y pasan por una concentración en el tiempo, pasando de los cuatro días de la anterior edición a los tres de esta. La Fira de Montjuïc acogerá así el certamen del 5 al 7 de abril, con 52.000 cuadrados de espacio, 2.000 más que el año pasado y una nueva reorganización dentro de los pabellones de la Fira. «Queremos reunir a más autores, más público, más actividades populares y profesionales en menos tiempo con la idea de que los tres días sean un gran punto de encuentro del cómic. El año pasado tuvimos 118.000 personas y estamos convencidos que, aunque hemos suprimido un día, vendrá la misma gente», comentó la directora de la feria.

Un hombre, mil homenajes

Dentro de las actividades anunciadas ayer destaca una macroexposición en homenaje a Stan Lee, el gran creador de superhéroes fallecido el pasado noviembre. El hombre cuya firma está detrás de los 4 Fantásticos, Spiderman, Hulk, Thor, La Patrulla X, Vengadores, Daredevil, Dr. Strange, Black Panther y un larguísimo etcétera tendrá una gran exposición dividida en cuatro apartados. La primera estará dedicada a su faceta de guionista y editor, con publicaciones originales; la segunda se centrará en su fértil imaginación como creador de personajes.; habrá una tercera en que se siga sus aportaciones en la industria a lo largo de 50 años y su relación con el sello de calidad moral denominado «comic code». También habrá un apartado dedicado a los dibujantes españoles que han participado en alguna de las series de los personajes creados por Lee y una última donde habrá dibujos creados especialmente para la ocasión para homenajear a este hombre que hizo más humanos a los superhéroes y los acercó a las masas.

Dentro del resto de las actividades programadas destaca otra gran exposición dedicada a la relación de cómic y música, desde las viñetas de las historietas de Kiss a las portadas más memorables de la historia del rock. Además, Comic Barcelona se alía con el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC) y programará otras dos exposiciones en sus paredes, una dedicada al nuevo Corto Maltés, creado por el guionista Juan Díaz Canales y el dibujante Rubén Pellejero; y otra muestra dedicada al cómic undeground español y los 40 años de la mítica revista «El Víbora». Conferencias, charlas, mesas redondas, presentaciones, conciertos, y un gran auditorio para proyecciones audiovisuales completarán tres días de auténtico infarto.