Un sindicato de docentes denuncia que se priorice el catalán a la formación

Apartan del aula a un profesor de Historia por cuestionar textos independentistas

La decisión de un instituto de Barcelona de apartar a un profesor de Historia de su clase ha enervado a parte de los sindicatos de docentes españoles
La decisión de un instituto de Barcelona de apartar a un profesor de Historia de su clase ha enervado a parte de los sindicatos de docentes españoles

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) colabora con el Ministerio de Educación para velar por la seguridad jurídica de docentes en Cataluña que sufren a diario dificultades en el ejercicio de su profesión.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), el sindicato más representativo en las administraciones públicas, colabora con el Ministerio de Educación para velar por la seguridad jurídica de docentes en Cataluña que sufren a diario dificultades en el ejercicio de su profesión y que se sienten señalados políticamente por el independentismo en sus centros educativos.

De hecho, la CSIF recurrió la última convocatoria de personal interino docente en los centros públicos de Cataluña, al entender que los criterios de selección son contrarios al derecho por primar la lengua catalana a la capacitación profesional docente a través de un título de máster. Esta convocatoria, de manera excepcional, abre la puerta a la inscripción en las bolsas de trabajo a personal que no cumple con los requisitos de titulación obligatorios, tanto a nivel autonómico como a nivel estatal.

El presidente del sindicato, Miguel Borra, confirmó estos hechos a LA RAZÓN. El Csif trasladó de esta manera las presiones que sufre a diario el profesorado en Cataluña por parte de algunas instituciones públicas y simpatizantes del independentismo, en el ejercicio diario de su profesión.

Borra y los responsables de Educación de Csif a nivel nacional y en Barcelona, Mario Gutiérrez y Francisco Oya, criticaron esta convocatoria de plazas, que «de manera excepcional, abre la puerta a personas que no cumplen los requisitos de titulación obligatorios».

«Es un tema bastante grave, porque hace caso omiso a las leyes. Y todo por no disponer de personas suficientes con esa titulación. Prefieren incumplir la ley antes de que una persona que no sepa catalán pueda ejercer su profesión libremente», añadió Gutiérrez.

De momento, el sindicato ha interpuesto un recurso en primera instancia ante el departamento de Educación, aunque Gutiérrez advirtió que su sindicato acudirá «hasta las últimas instancias» si no se anula o deja sin efecto esta convocatoria, que fue publicada el pasado 20 de abril y permitía el acceso de candidatos que «estén cursando el título oficial de máster de formación del profesorado y personas que manifiesten su compromiso de obtenerlo antes del inicio del curso 2021-2022».

Por su parte, Oya, profesor de Historia en un instituto de Barcelona, vio como en febrero su centro le abrió un expediente informativo por «comportamientos discriminatorio» en el aula o falta de asistencia, y al incoarse el expediente se le apartó a partir de mediados de abril de dar clases de segundo de Bachillerato.

Relató ayer que se trata de una respuesta a su negativa a utilizar en clase un manual de Historia de Agustí Alcoberro, vicepresidente de la Assemblea Nacional de Catalunya (ANC), y ofrecer a su alumnado fotocopias donde cuestionaba «textos supremacistas» del independentismo catalán. Además, el docente denunció la existencia de «listas negras» con la complicidad de los sindicatos. «Es como la Revolución Cultural de China», aseguró el profesor.