Unió intenta rebajar el tono independentista de la cadena humana del 11-S

Pelegrí envía una carta a los organizadores pidiendo que centren sus esfuerzos en reivindicar la consulta

Pelegrí considera que el gran éxito sería demostrar la unidad «ante el derecho a decidir»
Pelegrí considera que el gran éxito sería demostrar la unidad «ante el derecho a decidir»

BARCELONA- «Vía catalana para la independencia». Es el lema que la Asamblea Nacional Catalana (ANC) ha escogido para la cadena humana que organiza de cara al 11 de septiembre. No va con medias tintas, ni induce a ningún tipo de error. Quien participe en la convocatoria estará pidiendo abiertamente la independencia de Cataluña. La ANC cierra así un posible debate como el que se produjo el año pasado después de organizar la marcha de la Diada, para ellos claramente independentista, aunque luego se hicieron múltiples lecturas por parte de algunos participantes.

Para Unió, el lema escogido por los organizadores acota la participación en la cadena humana que quiere unir Amposta con La Jonquera pasando por 86 poblaciones. El secretario general del partido, Josep Maria Pelegrí, ha enviado una carta a la ANC solicitando que reconvierta la iniciativa por la independencia en un acto circunscrito a reclamar una consulta, que permita «la unidad de todas las fuerzas catalanistas del país».

En la carta, el también conseller de Agricultura recuerda que Unió defiende, desde su creación en 1931, «el reconocimiento de la personalidad nacional de nuestro país y el derecho de Cataluña a decidir su futuro». También argumenta que en el programa electoral apuesta por celebrar una consulta, «por ello, desde nuestro afán de sumar voluntades» pide que «este admirable esfuerzo dirigido a hacer visible la voluntad del pueblo catalán para decidir su futuro fuese siempre presidido por la voluntad de sumar todas las adhesiones y todos los soportes posibles».

Tensiones con su socio

El secretario general de Unió argumenta que la reivindicación de la consulta suma muchas voluntades en el Parlament «e incluso entre los representantes catalanes en las instituciones de fuera de Cataluña». «Por el contrario, la reivindicación de la independencia, a pesar de ser legítima y deseada por muchos ciudadanos, no deja de ser una de las diferentes opciones posibles, y por eso podría dejar fuera de esta impresionante manifestación, fuera de esta cadena, algunas de las adhersiones que sí conlleva el derecho a decidir», añade.

Unió vuelve a marcar el límite en el que se coloca su partido en un proceso que le ha provocado numerosas disputas con sus socios de Convergència. La cadena humana puede volver a evidenciar las diferencias en CiU de hasta dónde tiene que llegar el órdago soberanista.

Ir o no, decisión estratégicamente delicada

El dilema está servido. Con un mensaje tan explítico para la cadena humana se abre el debate en una formación que considera que el «derecho a decidir» es «lo que nos une a todos y lo que en estos momentos queremos que nos sea reconocido». Se trata de una decisión estratégicamente delicada que en vivo no se podrá afrontar hasta la reunión de la cúpula el 2 de septiembre. Con la misiva, además, Unió vuelve a apostar por sumar al PSC al proceso.