Videojuegos propagandísticos

La Generalitat premiará con 6.000 euros al mejor videojuego basado en el tricentenario de 1714

Los tentáculos del tricentenario alcanzarán toda la vida civil catalana
Los tentáculos del tricentenario alcanzarán toda la vida civil catalana

Los aficionados a los videojuegos del mundo están de enhorabuena. Dentro de los fastos propagandísticos de la Generalitat con motivo del tricentenario de 1714, la administración premiará con 6.000 euros al mejor proyecto de videojuego relacionado con tan señalada fecha.

El concurso tiene como objetivo seleccionar un trabajo de grado, máster, posgrado o de centros de estudios superiores para el diseño, conceptualización, programación, creación y producción de un videojuego relacionado con la conmemoración de los 300 años del 1714, año en que terminó la Guerra de la Sucesión con la caída de Barcelona frente a las tropas borbónicas.

Así, gracias a los programadores catalanes quizás tengamos la oportunidad de meternos en la piel de Antonio Villarroel en un «shooter» (videojuego de disparos) en primera persona contra las tropas de los borbones o tal vez un juego de estrategia en el que controlas a los miqueletes en el fragor de la batalla. Cabe la posibilidad también de que algún programador se apunte al exitoso estilo del Grand Theft Auto y propongo un videojuego de mundo abierto en la Barcelona asediada donde nuestro protagonista tenga que realizar misiones como el contrabando de comida o asesinar de incógnito a espías borbónicos.

En cualquier caso, al concurso se pueden presentar alumnos inscritos en estudios educativos relacionados con diseño de videojuegos y aplicaciones multimedia, así como profesores en representación de sus estudiantes.

Los creadores deben presentar sus proyectos antes del 31 de marzo, según las bases que ha publicado el Departamento de Presidencia en el Diario Oficial de la Generalitat.

Cabría esperar que el concurso premie la creatividad de los programadores, que la hay, y mucha, y no convertir el videojuego en un mero acto propagandístico. No en vano, Barcelona siempre ha tenido una cierta tradición en la creación de videojuegos desconocida para el gran público e incluso una prestigiosa universidad de Barcelona oferta un master en esta especialidad informática. En la Ciudad Condal, sin ir más lejos, tienen sus sedes destacadas marcas como Ubisoft o Gameloft.

El gobierno catalán ha preparado para el presente año toda una serie de actos y actividades para recordar los últimos episodios de la Guerra de la Sucesión en Cataluña y el asedio de las tropas borbónicas a la ciudad de Barcelona, que acabó cediendo el 11 de septiembre de 1714, fecha escogida tras la restauración de la democracia como Diada de Cataluña.

Actividades

De hecho, los tentáculos del tricentenario alcanzarán todos los rincones de la vida civil catalana. Por ejemplo, estará presente en la «Festa dels Súpers», el evento infantil que TVC organiza anualmente, donde habrá una muestra de juegos y juguetes del Siglo XVIII, y también habrá un videojuego donde los niños podrán hacer un viaje a la Catalunya de 1714. En el marco de la 080 Barcelona Fashion habrá una jornada sobre la evolución de la moda catalana en los últimos 300 años, una semana dedicada a la internacionalización de las empresas, un ciclo de diálogos sobre industrias culturales e innovación y un fórum de emprendedores. Se harán conciertos, actividades para los deportistas de base, celebraciones en todas las bibliotecas públicas de Catalunya, y en Montserrat se plantará el 2 de marzo el «Roure del Tricentenari», donde se utilizará tierra procedente de todos los municipios catalanes.

Se creará también una «Ruta 1714», que recorrerá lugares destacados de la Guerra de Sucesión, se podrán ver exposiciones itinerantes, una muestra de arte contemporáneo, una instalación de Perejaume en el Macba titulada «Nueve voces escultóricamente diferidas», y L'Auditori estrenará la obra sinfónica de Salvador Brotons «Catalunya 1714». También se organizará en la Fira de Barcelona el primer congreso internacional de prospectiva, por citar algunos ejemplos.