ALBERTO FABRA: «Vamos a permitir compensar la deuda a proveedores con los impuestos»

-Llegó a la Generalitat con el compromiso de poner al día los pagos a los proveedores, pero aún hay deuda pendiente y atrasos. ¿Cuándo se solucionará este problema?

-Primero hay que conseguir equilibrio presupuestario. Genera confianza. El problema fue que los ingresos en la Administración cayeron de golpe y los gastos no pudieron reducirse como lo hacemos ahora. De 2010 a 2012 se generó una bolsa importante de impagos a proveedores que ha generado muchos problemas a las empresas. El Gobierno central, sensible a esa situación, propuso un plan a proveedores y este año habrá otro. Lo utilizaremos para pagar lo que debemos.

-Las empresas necesitan liquidez ya. No pueden esperar.

-Somos conscientes, por ello, la Generalitat ultima un borrador para la redacción de un decreto que permita la compensación de deuda entre Ayuntamientos y Diputaciones con la Administración autonómica y su sector público empresarial y fundacional. Si la Generalitat debe un dinero a un proveedor que tiene que pagar una sanción o un impuesto, no lo hará. Así generamos liquidez. Además, la nueva normativa europea nos obliga a pagar en 30 días. Esto es una buena noticia.

-Ha dicho muchas veces que su prioridad es el paro, pero la Comunitat supera la tasa media de desempleo. ¿Qué está haciendo para atajar el problema? ¿Se puede recortar gastos y estimular la economía?

-En la Comunitat la cuestión fundamental era reducir el déficit. La gente no es consciente de lo importante que es para la credibilidad en el exterior. Un fiel reflejo es la prima de riesgo. Hace poco más de seis meses estaba al doble que actualmente. Esto significa que la economía española no generaba ninguna confianza, nadie compraba deuda ni venía a invertir. El empleo no lo crea la Administración. Es la que diseña el escenario para que el empresario pueda invertir y generar empleo. Ajustamos la Administración para que nadie pueda decir que gastamos el dinero de todos de forma absurda y al mismo tiempo agilizamos las normativas. Estamos cambiando el escenario con medidas como las Actuaciones Territoriales Estratégicas, que permiten reducir a seis meses los trámites para poner en marcha un proyecto o poniendo el suelo industrial a coste cero. No es una cuestión que se resuelva de manera inmediata, pero vamos comprobando que la tendencia va encaminada a que veamos la luz, a que dentro de poco tiempo dejemos de destruir empleo y empezar a crear.

-¿Han dado efectos esas medidas?

-El año pasado las exportaciones sumaron 20.800 millones, una cifra récord, y 2.000 nuevas empresas empezaron a exportar. Son datos positivos.

-¿Cómo ve el horizonte de la Comunitat? ¿Cuáles tienen que ser los ejes de la recuperación económica?

- Los próximos meses van a ser decisivos. Yo soy optimista. El sector turístico, el agroalimentario, el cerámico, el juguete, el calzado... Apostaron por la innovación y han podido resurgir con la exportación para ser un referente en el ámbito nacional.

-Las encuestas reflejan que no se confía en los grandes partidos para solucionar estos problemas. ¿Ve la posibilidad de que PSPV, EU y Compromís formen un «tripartito»?

-La preocupación de los ciudadanos se despejará cuando empiecen a ver resultados, que se producirán. Cualquier territorio gobernado por el único afán de que no gobierne otro, al final ha dado muy malos resultados. Lo hemos visto en Cataluña o en Baleares o en Galicia y ese no es el futuro que yo le deseo a la Comunitat. Soy consciente de que me tengo que esforzar más si cabe. Estamos en momentos muy complicados y no ha lugar para incertidumbres, que es lo que generaría el tripartito. Sería un paso atrás.

-¿El descenso del PP y del PSPV podría facilitar una formación fuerte valencianista?

-Es lógico que en momentos de dificultad económica los partidos con responsabilidades de Gobierno sean los más cuestionados. Unos porque ejercemos el poder y otros porque fueron los causantes de la situación actual. Si damos resultados no tendrán que buscar más allá.

-Tendrá noticias de que se habla de esta posibilidad. Incluso dentro de su propio partido.

-Bueno, siempre ha habido comentarios. Pero el PP ya representa esas señas de identidad. No nos hemos dejado nada en el camino en cuanto a defensas de los intereses de la Comunitat Valenciana. Nada. Somos lo que hemos sido siempre y hemos sabido poner a esta región en unas cotas de prosperidad muy altas.

-¿Están recompuestas las relaciones con el presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus y la alcaldesa Rita Barberá?

-Son grandes políticos con inquietudes y personalidad propia y muy preocupados por la situación que vivimos todos los días. Me parece más que razonable que quieran hacer ver en ciertos momentos que ellos estarían dispuestos a ayudar más. Las relaciones son buenas. No soy una persona que le gusten los conflictos. Son dirigentes con mucha experiencia y personalidad y lo que quieren es ayudar al proyecto, salir adelante. Yo lo veo así.

-Rus está mostrando su cara más reivindicativa hacia Rajoy.

-Al final lo importante es que se consigan las cosas. Yo soy más de hablar y dialogar y de cargarme de razones, en ese camino estoy. La relación con el Gobierno es buena porque así tiene que ser. Hay una complicidad entre todos para conseguir el objetivo de déficit y para ganarnos la confianza de los de fuera y también de los ciudadanos.

-Sin embargo, ni el presidente Rajoy ni sus ministros se dejan ver demasiado por la Comunitat. Esto se interpreta como que el PP valenciano ya no tiene peso.

-Pregunto, ¿dónde ha ido Rajoy últimamente?, ¿dónde han ido los ministros? El Gobierno está dónde está. La máxima preocupación no era la Comunitat, ni Andalucía... era ganar la confianza de Europa. Allí es donde más ha estado. A veces creo que sufrimos cierto complejo y parece que por el hecho de que no venga alguien aquí nos tienen abandonados y no es verdad. La relación con los ministros es muy fluida y están siempre dispuestos a ayudarnos y eso es mucho más importante que la mera presencia un día en un acto.

-Las Cajas valencianas han desaparecido. ¿Qué relaciones hay con Bankia y con el Banco Sabadell?

-Buenas. Me he reunido con ambos presidentes y están en la mejor predisposición para financiar los proyectos que sean viables. El problema no es solo de la Comunitat Valenciana, ha ocurrido en toda España. Les pido que den financiación a las empresas y a las familias y que sean sensible con la realidad de la Comunitat Valenciana. También trasladé esta preocupación al Banco Europeo de Inversiones y el Banco Europeo. Ya existe un plan para resolver este problema que asciende a 100.000 millones.

-Los jóvenes sin empleo no pueden desarrollar su proyecto de vida. ¿Qué está haciendo la Generalitat por ellos?

-La mejor política social es la creación de empleo. Detrás de cada persona que busca un trabajo hay un proyecto de vida, familiar y lo que necesitamos es darle la vuelta a esta situación. De lo contrario generamos frustración, es lo que se contempla en las encuestas. Hemos adelgazado la Administración, a nadie le gusta hacer un ERE, pero es el único camino para equilibrar el presupuesto, pero no vamos a renunciar a los derechos que consideramos básicos: educación, sanidad y bienestar social.

-Ofreció un pacto a la oposición. ¿Está en punto muerto?

-En política a veces se trata de justificar lo injustificable. El planteamiento que hacemos es muy sencillo. Pusimos cuatro temas encima de la mesa para que todo el mundo se pudiera sumar. Conseguir mayor financiación, luchar por infraestructuras como el Corredor Mediterráneo, mejorar la imagen de la Comunitat y no abandonar a las personas que lo están pasando mal. Estos cuatro grandes temas, tan sencillos, pero de tanto calado que creemos que todos lo puedan firmar.

-¿Está dispuesto a ceder en algún punto y aceptar alguna de las condiciones impuestas por la oposición?

-Ahora cada uno dice que quiere hablar de lo suyo... Si fuese así sería imposible de hacer. Buscamos algo en lo que todo el mundo esté de acuerdo y yo me pregunto, ¿alguien no está de acuerdo? Si no lo está que lo diga, pero yo creo que todos los valencianos lo están. Queremos remar todos en la misma dirección. Luego tenemos motivos para discutir sobre el desarrollo de estos acuerdos, habrá distintas maneras de hacer las cosas, pero yo creo que en este momento de dificultad tendríamos que estar todos en la misma línea para que nos vean como una Comunidad fuerte y potente. Veo que hay algunos que intentan justificar lo injustificable y quieren ponerse en frente de ese gran acuerdo, aunque sea más necesario que nunca. Ya hay muchas instituciones a favor. Trabajaremos juntos. Si se quieren quedar al margen, que lo justifiquen.

-Tampoco le han acompañado en la reducción del número de diputados o en el de las instituciones estatutarias, que quiere dejar en la mitad. Con la mayoría del PP no es suficiente para llevar a cabo estos cambios.

-Que digan por qué no lo quieren. Los ciudadanos nos piden que hagamos las cosas con menos coste y si podemos hacer lo mismo con 89 diputados en lugar de 99, habrá que hacerlo. Si pedimos esfuerzos a las empresas, a las familias, la Administración tiene que ser el primer ejemplo. Con los organismos estamos llegando a acuerdos, no en el número de personas, pero sí en el coste total. Si con menos podemos hacer lo mismo no hay que malgastar recursos. Ya volverán a crecer en ese momento. Esta propuesta es muy básica.

-¿Cómo valora el papel de la oposición?

-Tenemos una oposición que no hace alternativa. Es de acoso y derribo.

-¿En qué situación está la resolución del conflicto entre el Valencia CF y Bankia?

-En estos momentos hay una sentencia que dice que la Generalitat no tiene nada que ver. En cualquier caso, la Generalitat ayudará a que la Fundación Valencia CF negocie con Bankia, por lo que representa, por la imagen. La manera de ayudar no tiene que ser la participación de la Generalitat ni en el Valencia ni en ningún otro equipo, pasa lo mismo con el Hércules o en el Elche. Esta situación se dio un momento puntual y ahora sufrimos las consecuencias de aquellas decisiones. En su día nadie dijo nada cuando la Generalitat avaló al Valencia CF y la Administración no está para esto. Lo tengo claro, pero la situación es la que es. Intentaremos salirnos de ahí, dándole la posibilidad de que el equipo pueda abonar las cantidades que debe y que ellos lleven las negociaciones.

-Estrenó a finales de año su primer equipo de Gobierno. ¿Se siente totalmente satisfecho?

-El número de consellers se ha ido reduciendo a lo largo de los años y estoy muy satisfecho. Trabajan para ayudar a conseguir el equilibrio presupuestario, a entrar en contacto con la gente, buscar fórmulas para pagar a proveedores... Todo va encaminado a mejorar las condiciones de vida. Hay cosas que no cuestan nada, pero que la Administración puede hacer para que los ciudadanos tengan más fácil conseguir sus objetivos.