Ara Malikian y Acción Contra el Hambre, unidos por los refugiados

El violinista actuará en Valencia el 11 de septiembre

El violinista durante su visita a un campo de refugiados
El violinista durante su visita a un campo de refugiados

El músico Ara Malikian y la representante de Acción Contra el Hambre en la Comunitat Valenciana, Amel El Yamani, han presentado en Valencia la campaña “15 con los refugiados” que vincula el final de la gira del músico armenio con los programas de esta ONG en Líbano.

Se trata de una campaña que arrancó hace unas semanas con el viaje de Malikian a los campos de refugiados del Líbano y culminará con los cinco conciertos sinfónicos que tiene programados durante el mes de septiembre en grandes espacios (4 de septiembre en el Palacio de Deportes de Santander; día 9 en la Plaza de toros de Málaga; día 11 en la Plaza de toros de Valencia; 15 de septiembre en la Plaza de toros de Las Ventas en Madrid y finalmente, el día 18 en la Plaza de toros de Zaragoza).

El violinista donará un euro de cada entrada vendida el vídeo de campaña, de Natalia Moreno, invitará a enviar un sms con la palabra AYUDA al 28010 (1,2 euros) para participar en el sorteo de entradas para uno de los conciertos.

“Un viaje al corazón de los refugiados con la música rompiendo barreras”, así resume el propio Malikian su experiencia de cinco días con Acción contra el Hambre en Líbano: “Me ha impresionado no haber visto a los niños llorar pese a las duras condiciones de vida en los asentamientos en Bekaa, pero al mismo tiempo sus miradas eran profundas, cargadas de experiencia, dignas... Mi violín ha supuesto un alivio a la hora de relacionarme con ellos. Llegas y no hay palabras, no puedes preguntarles cómo están o cuánto tiempo llevan allí porque todo es superficial..., pero empezaba a tocar y las barreras caían. Se acercaban, se alegraban, compartíamos”.

“Yo también fui un refugiado”, prosigue el músico “Cuando tenía solo 14 años. Pero había una gran diferencia: yo fui legal, en Alemania, me ayudaron y pude realizar mis estudios y trabajar. Esto cambia todo”, añade.

Malikian reconoce el valor de la ayuda: “los refugiados, sirios o de cualquier otra guerra, necesitan alimentos y agua en los lugares donde se instalan. Lo que hace Acción contra el Hambre allí es salvar vidas y esto es importantísimo. Pero también merecen un futuro que tras cinco años de guerra, no parece cercano”.

Por su parte, Amel El Yamani destacó el sinsentido que supone considerar a los refugiados como “una masa intentando entrar en Europa”.