Barberá se defiende: «Urdangarin llegó como vicepresidente del COE»

Niega que firmara contratos con él, pero recuerda que contaba con avales

Vehículos ecológicos para inspeccionar instalaciones de agua
Vehículos ecológicos para inspeccionar instalaciones de agua

El Ayuntamiento de Valencia se considera víctima, y no culpable, de la trama Nóos que ha sentado en el banquillo a Iñaki Urdangarin. Si la semana pasada era el vicealcalde Alfonso Grau quien admitía que podían haberle engañado, ayer fue la propia alcaldesa Rita Barberá la que defendía la inocencia de su Gobierno.

No sólo negó que el Consistorio hubiera firmado con Nóos acuerdo alguno para celebrar el certamen Valencia Summit -en 2004, 2005 y 2006-, sino que disculpó, de manera velada, que la Fundación Turismo Valencia (FTV) lo hubiera hecho. «En aquel momento Urdangarin era doble medallista olímpico y vicepresidente del Comité Olímpico Español (COE), y su relación con personalidades del deporte era total». Por ello no le extraña que FTV entendiera que era «positivo» acoger las jornadas sobre deporte organizadas por el yerno del Rey. «Tendrán ustedes que preguntar a aquellos que presentaron nuestras facturas con otros actos Summit y no se habían celebrado».

Insistió ayer Barberá en la independencia de la FTV, de la que se desvinculó de nuevo al señalar que se trata de una entidad de carácter «mayoritariamente privado», pese a que los grupos de la oposición han denunciado en reiteradas ocasiones que se sufraga principalmente con dinero público de las arcas municipales y que es Grau quien la preside.

«Bueno para la ciudad»

Con todo, siguió justificando la decisión de la FTV al recordar que a la Valencia Summit -«Que no sabía ni que existía»- asistieron personalidades como el entonces presidente del Comité Olímpico Internacional, Juan Antonio Samaranch, quien le pudo comentar por teléfono a Barberá «que los actos de promoción eran buenos para la ciudad».

Respecto a si se reunió, junto con el expresidente de la Generalitat, Francisco Camps, con Urdangarin y su socio Diego Torres en la Zarzuela para tratar este tema, ni lo negó ni lo afirmó. Sólo dijo que, en sus más de veinte años como primera edil, ha podido ver o estar con miembros de la Familia Real.

A continuación recordó que la Fundación que presidía el exjugador de balonmano, era una entidad sin ánimo de lucro. «Quiero decir, como saben perfectamente, que Urdangarin llevaba adelante la promoción de una Fundación, Nóos, sin ánimo de lucro, parece que esto ahora tampoco tiene mayor interés», criticó.