Camps insiste en que no trató de burlar al juez Castro y todo fue una confusión

VALENCIA- El pleno de Les Corts esperó para empezar a que el expresidente de la Generalitat Francisco Camps aclarara de nuevo el episodio que protagonizó, sin saberlo, el pasado fin de semana a cuenta de la citación del juez Castro como testigo del «caso Nóos». Aseguró que en dos años solo ha recibido un papel judicial desde Mallorca y fue el que le citó para declarar como testigo en la Ciudad de la Justicia de Valencia el pasado sábado por el caso Nóos. Explicó que al no ser parte en el proceso no tiene acceso a las providencias.

Dijo que la citación para declarar se la entregó en su despacho del Consell Jurídic Consultiu (CJC) el martes por la tarde una inspectora de policía «muy amable», y a la mañana siguiente llamó por teléfono al Juzgado de Instrucción de Palma para preguntar cómo tenía que cumplimentar la recepción de la citación y la petición de hacerlo por escrito.

La secretaria judicial de Palma, «una señora encantadora», le explicó cómo hacerlo y envió por fax al Juzgado su escrito, en el que incluyó un lugar de citación, su despacho en el CJC.

Camps insiste en que él pensó que «obviamente no tenía que estar esperando nada más que me enviasen desde el Juzgado de Mallorca las preguntas por correo, me imagino que certificado».