Castedo pide a Coca-Cola que mantenga su planta en la ciudad de Alicante

Un momento del pleno
Un momento del pleno

ALICANTE- La Corporación de Alicante aprobó ayer por unanimidad y entre aplausos de todos los grupos políticos, instar al Grupo Coca-Cola Iberian Partners a que mantenga su planta embotelladora en esta ciudad, en la que trabajan 153 empleados.

A través de una declaración institucional, suscrita por el Gobierno local (PP) y los tres grupos de la oposición (PSOE, EU y UPyD), el Ayuntamiento alicantino, reunido en pleno, mostró su rechazo al cierre de la factoría planteado por la empresa.

Esta resolución conjunta vino precedida de la intervención de un portavoz de los trabajadores, quien pidió al Consistorio y al resto de Administraciones públicas que intermedien en este conflicto laboral y se impliquen en la búsqueda de una solución.

«No queremos que lloren con nosotros, queremos que luchen con nosotros», afirmó el portavoz de los empleados de Coca-Cola en Alicante, Luis Bosch. A su juicio, «no existe ninguna razón económica para el cierre de la planta (...) Es imposible aceptar que Coca-Cola, que lanza campañas publicitarias destacando su responsabilidad social, quiera ahora dejar sin empleo a decenas de trabajadores». Por ello, pidió al Ayuntamiento que gobierna Sonia Castedo, a la Generalitat y al Ejecutivo central que «tomen parte y se posicionen en el conflicto».

Al finalizar su intervención, los concejales de todos los grupos políticos se pusieron en pie y aplaudieron -en señal de apoyo- las palabras de este trabajador, al tiempo que el resto de empleados presentes elevaron consignas en contra del cierre. La situación, cargada de sensibilidad, quedó patente en los rostros de varios empleados cuando éstos comenzaron a llorar y a darse abrazos de ánimo.