Císcar afirma que es legítimo que Fabra quiera atraer inversiones catalanas

Afirma que las relaciones con Mas son «muy buenas». El conseller catalán de Empresa califica el anuncio de «oportunismo de poca monta»

La Generalitat está obsesionada con traer nuevas inversiones a la Comunitat. Es la única herramienta que tiene para conseguir crear empleo. De ahí que la situación por la que atraviesa su Comunidad vecina, Cataluña, se vea al mismo tiempo como una amenaza, a la unidad de España, y como una oportunidad. «Es normal que el presidente (Alberto Fabra) defienda la Comunitat y ponga sobre la mesa todas las fortalezas con las que cuenta», aseguró ayer el vicepresidente y portavoz del Consell, José Císcar, e insistió en que los valencianos no entenderían que no aprovechase cualquier actuación que pueda ayudar a salir de la crisis.

Admitió que todavía no se han producido contactos con ninguna empresa, pero son conocedores de que existe cierta preocupación y «ellas son las que deben valorar si les conviene realizar cambios».

Lejos de pensar que el ofrecimiento realizado el pasado jueves por Fabra puede haber molestado al Gobierno de Artur Mas, aseguró que este también ha tratado de atraer a inversores a su territorio, como en el conocido caso de Eurovegas, por lo que aseveró que las relaciones con el Ejecutivo catalán son «buenas, tirando a muy buenas», y seguirán trabajando continuamente en proyectos comunes con la ejecución del Corredor Mediterráneo.

Así, como dos no pelean si uno no quiere, no respondió a las declaraciones realizadas ayer por el conseller de Empresa catalán, Felip Puig, quien calificó la oferta de Fabra como «oportunismo de poca monta». El portavoz del Consell se limitó a decir que es obvio que no comparten tal valoración. «Los que insisten en la hipotética posibilidad de que Cataluña pueda salir de la Unión Europea por sus pretensiones soberanistas son ellos. Esta incertidumbre no la hemos generado ni nosotros ni el Gobierno de España».

El vicepresidente Císcar también fue cuestionado por los pagos que de manera extra a su sueldo reciben los diputados populares. Aseguró que se declaran a Hacienda y que se ajustan a ley. Este dinero procede del dinero que les corresponde como grupo parlamentario, con el que cada formación hace lo que considera oportuno. Otros, apuntó Císcar, lo destinan al partido, «lo cual nos parece totalmente legítimo».

En cualquier caso, aseguró que el Gobierno valenciano está dispuesto a dar mayor trasparencia a los sueldos que reciben los altos cargos e instó a Les Corts a que decida si quiere hacer lo mismo con los salarios que perciben.