Císcar promete el trasvase Júcar-Vinalopó para paliar la sequía

El presidente del PP alicantino presume de haber sacado el proyecto del limbo jurídico. «Queremos ponerlo en marcha de manera definitiva»

El presidente del PP alicantino presume de haber sacado el proyecto del limbo jurídico. «Queremos ponerlo en marcha de manera definitiva»

«El Gobierno de España del partido Popular está trabajando para poner en marcha de un modo definitivo el Trasvase Júcar-Vinalopó». Una infraestructura para paliar la sequía, calmar la sed y que protegerá a los acuíferos de la sobreexplotación. Así, se manifestó ayer el presidente del partido Popular de la provincia de Alicante, José Císcar, en su visita a Novelda junto al también responsable popular César Sánchez, la cabeza de lista del PP de la provincia de Alicante al Senado Adela Pedrosa y el presidente del PP de Novelda, Rafael Sáez.

Según Císcar, el Gobierno del Partido Popular ya está trabajando en ello, porque es vital para las Comarcas del Vinalopó y para toda la provincia. En este sentido, defendió que su partido ha logrado que el trasvase «pase de estar en un limbo jurídico» a que se establezca una asignación de 80 hectómetros cúbicos que tienen que venir del Júcar al Vinalopó.

Al respecto, recordó que hace menos de dos semanas se firmó un protocolo de actuación entre la Junta Central de Usuarios Vinalopó, Alacantí y Consorcio de Aguas Marina Baixa con el Ministerio para poner en marcha con carácter permanente este trasvase.

«Lo que queremos ahora es poner el trasvase de manera definitiva en marcha». Explicó que en lo que se está trabajando es en la llegada de 50 hectómetros cúbicos para regadío desde el Azud de la Marquesa. Y, luego, para agua de consumo humano, tienen que llegar otros 30 hectómetros cúbicos, que no pueden ser desde el Azud de la Marquesa, porque se necesita agua de otro tipo, de otra calidad, para consumo humano. Y tiene que ser aguas arriba del río Júcar: Cortés de Pallás o Alarcón, por ejemplo.

Dijo también que este acuerdo va a suponer «una mejora medioambiental de primer grado» porque entra en el pacto dejar de sobreexplotar ya los acuíferos.