Política

Compromís aumenta la presión a Puig y le exige que apriete a Sánchez en financiación

El presidente trata de contrarrestar el ataque anunciando que exigirá a Calviño que rectifique sobre la deuda histórica

La portavoz de Ciudadanos, Mari Carmen Sánchez, pidió al Botànic que se fuese a casa, como reclamó Compromís a Intu Mediterráneo
La portavoz de Ciudadanos, Mari Carmen Sánchez, pidió al Botànic que se fuese a casa, como reclamó Compromís a Intu Mediterráneo

Los discursos de PSPV y Compromís comenzaron a separarse con más claridad que nunca con la presentación de los Presupuestos Generales del Estado. Mientras los socialistas defienden que son los mejores para los valencianos de los últimos 15 años, a los nacionalistas les siguen pareciendo insuficientes.

La sesión de control al presidente en Les Corts sirvió para constatar que Compromís busca espacio electoral propio y que lo ha encontrado en la reivindicación de que el Gobierno de Pedro Sánchez tampoco trata a la Comunitat como merece.

El síndic de Compromís, Fran Ferri, admitió que la posición de partido puede sorprender porque, con un Gobierno de izquierdas, lo suyo es que sean PP y Ciudadanos los que ataquen al Ejecutivo. «Ni ha cambiado el sistema de financiación, ni tiene previsión de condonar la deuda histórica, ni nos ha compensado con el nivel de inversiones que nos corresponde según nuestro peso poblacional», remarcó Ferri ante la mirada impasible de la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, que sentada junto a Puig, pareció volverse invisible.

El presidente trató de contrarrestar este ataque de su socio de Gobierno, al que ya empieza a estar acostumbrado, con dos anuncios de carácter «epistolar». Puig enviará una carta a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, para instarle a que convoque la comisión para la negociación política del nuevo sistema de financiación.

En segundo lugar, enviará otra misiva a la ministra de Economía, Nadia Calviño, en la que le trasladará la posición de la Generalitat sobre la importancia que tiene la compensación de la deuda histórica. Con esta aclaración tratará de hacer cambiar la postura de la ministra que afirmó que la condonación de la deuda no está encima de la mesa.

Puig defendió que con el Consell del Botànic sí que ha habido una diferencia entre la acción «partidaria» y la «institucional» y se comprometió a defender siempre la posición unánime aprobada en Les Corts.

Pero Compromís no acabó aquí. Por primera vez en toda la legislatura repreguntó al presidente. La portavoz adjunta Mireia Mollà, hizo hincapié en el maltrato recibido por la provincia de Alicante que, entre otras muchas obras, recibirá cantidades exiguas para la conexión con el aeropuerto o para la ejecución del tren de la Costa.

Puig devolvió el golpe respondiendo que las inversiones que prevé Fomento en un tramo del Corredor Mediterráneo en Castellón beneficia también a Alicante y se comprometió a defender enmiendas para mejorar las cifras.

La crítica de Compromís coincidió con la expuesta por la síndica del PP, Isabel Bonig, que le reclamó mayor contundencia para cambiar la financiación.

Sin embargo, la popular introdujo un matiz importante. El del pacto con «independentistas y terroristas» al que está dispuesto Pedro Sánchez con tal de mantenerse en el poder. Le preguntó a Puig si él esta con los socialistas que creen que la unidad de España se defiende con la ley o con aquellos, como el expresidente Zapatero o el propio Sánchez que optan por la «tibieza».