Condenado a diez años de prisión por violar y dejar embarazada a su hijastra

A los diez años intentó violarla pero fue sorprendido por su madre y expulsado de casa. La reconciliación posibilitó su vuelta y las violaciones se hicieron cotidianas durante años

La Audiencia de Valencia le ha impuesto al agresor una pena de diez años de cárcel
La Audiencia de Valencia le ha impuesto al agresor una pena de diez años de cárcel

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a diez años de prisión a un hombre por un delito continuado de agresión sexual perpetrado contra su hijastra a la que llegó a dejar embarazada.

Los hechos se remontan a 2006 cuando el hombre fue sorprendido por su mujer y madre de la víctima desnudo en la habitación de su hija, con la niña también desnuda sobre él. Por aquel entonces la menor tenía diez años y su madre expulsó al hombre de casa.

Pero el estado de gestación de la madre y el posterior nacimiento de una niña, hija de ambos y hermana de la víctima, hizo que la pareja se reconciliara y el hombre volviera a entrar en casa y convivir como una familia.

Cuatro años después, cuando la menor contaba catorce años, se produjo la primera violación. El hombre entró en la habitación de la niña, como había hecho años antes, pero esta vez la madre no estaba en casa y el brutal agresor la forzó hasta penetrarla.

La niña, que en un principio ofreció resistencia, cejó en el empeño al darse cuenta de la superioridad física del hombre.

Más tarde, los informes psicológicos desvelaron que la menor era consciente de que su madre había «perdonado» el primer intento de violación de su padrastro, y temió que volviera a pasar lo mismo. Además, tenía miedo de romper la familia que ahora contaba con un miembro más, su hermana pequeña, hija de su madre y del compañero de ésta.

Después de aquella violación vinieron muchas otras, una cometidas en el domicilio y otras en el coche camino del supermercado, cuando el agresor detenía el vehículo en un descampado y forzaba a la menor.

La víctima solo se esforzaba en estudiar para poder irse a Valencia a vivir son su tía cuando acabara la educación secundaria.

Fruto de las reiteradas agresiones sexuales, la niña quedó embarazada y fue entonces cuando contó lo ocurrido a su madre que decidió denunciar para poder practicarle un aborto a su hija.