Política

Demagogia electoralista en los PGE

Me he apostado una paella con mi amigo Rogelio a que el Gobierno central no cumplirá con lo prometido en materia de inversiones para la Comunitat

La Razón
La RazónLa Razón

Me he apostado una paella con mi amigo Rogelio a que el Gobierno central no cumplirá con lo prometido en materia de inversiones para la Comunitat

Me he apostado una paella con mi amigo Rogelio a que el Gobierno central no cumplirá con lo prometido en materia de inversiones para la Comunitat. Además, Pedro Sánchez y su equipo saben que eso del diez por ciento de inversiones por parte del Estado es papel mojado, por más que esté consagrado en el nuevo Estatuto.

Primero, porque es probable que el Gobierno no logre los apoyos precisos para aprobar los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Segundo, porque en caso de que lo consiga, será imposible de ejecutarlos al estar repletos de previsiones irreales y falsas. Los presupuestos contemplan enormes contradicciones para llevarlos a la práctica. Se han incrementado sustancialmente las previsiones de ingreso en más de un 40 por ciento: 5.600 millones de euros cuando se prevén 3,600, según la Agencia Independiente de responsabilidad Fiscal. Además se mantiene el déficit suscrito hace meses por Sánchez e Iglesias cuando saben que deben cumplir el 1,3 por cien.

Ya sé que han previsto una brutal subida de impuestos para compensar esos agujeros, aumento que no llegará ni de lejos a compensar el desfase. Eso sí, como los efectos negativos no se percibirán en estos cinco primeros meses, PSOE y sus acólitos creen que la demagogia electoralista les producirá la rentabilidad deseada para los comicios de mayo.

Por lo pronto ya sufrimos la discriminación para el transporte del área metropolitana de Valencia frente a Madrid, Barcelona y otras. Después, comprobaremos cómo no serán posibles esas inversiones prometidas para nuestra Comunitat. Excusas las habrá de todo tipo. Así es la vida.