El Brexit no dañará el turismo y sí la llegada de residentes

Un experto vaticina que los británicos dejarán de comprar chalés por la depreciación de la libra esterlina con respecto al euro

La futura salida del Reino Unido de la Unión Europea, proceso conocido como «Brexit», no perjudicará significativamente la llegada de turistas británicos a la Comunitat Valenciana aunque sí repercutirá negativamente en cuanto al número de residentes procedentes de ese país.

Así lo cree el director de la cátedra de Estudios Pedro Zaragoza de la Universidad de Alicante (UA), el sociólogo Tomás Mazón. El especialista señala que deberá producirse un ajuste y que se trata de una situación siempre negativa, pese a lo cual la Comunitat, sobre todo la Costa Blanca alicantina, «juega con una serie de situaciones que están a su favor». Entre ellas, que los británicos continuarán buscando el sol en vacaciones y que el territorio valenciano seguirá siendo uno de los más atractivos por ser más barato que otros, como la Costa Azul francesa, y por disponer de más plazas hoteleras que otras zonas, como Croacia, Corfú o Malta, donde no tienen capacidad para aumentar el número de visitantes.

Además, la costa del norte de África tampoco supone actualmente una gran competencia por la inestabilidad de esos países.

Mazón destaca que los británicos valoran la modernidad de España, sobre todo de los hoteles y las infraestructuras, así como la calidad de la Sanidad. «¿A dónde van a hacer turismo a partir de ahora? No tienen muchos sitios, y la modernidad de este país y la seguridad hacen de España un sitio más apetecible».

En cuanto a los británicos que escogen España para adquirir su residencia -Alicante es la provincia con la mayor colonia británica (72.935 británicos al 1 de enero de 2016)-, señala que la situación es diferente, ya que la compra de apartamentos o bungalós será más cara para ellos por la depreciación de la libra esterlina con respecto al euro.

La cesta de la compra también se les encarece por el mismo motivo, y a esto hay que añadir la posibilidad (aún pendiente de las negociaciones Reino Unido-UE) de dejar de poder recibir asistencia sanitaria pública gratuita, lo que haría que tendrían que pasar a costeársela.

«Comprar productos inmobiliarios va a ser más caro y si, además, les quitan la asistencia médica, provocará que antes de venir a comprar una casa, se lo piensen por disponer de un poder adquisitivo mermado».

Por otra parte, el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, auguró que este año la Comunitat podría llegar a un nuevo récord de siete millones de turistas internacionales.