El campo valenciano, en pie de guerra contra los políticos

Los agricultores se manifiestan el 26 de mayo contra las política «intervencionistas, utópicas e irrealizables»

El sector agrario lamenta que se determinadas prácticas del mundo rural como los «bous al carrer» o el «tir i arrosegamente» estén demonizadas o criminalizadas. Kike Taberner
El sector agrario lamenta que se determinadas prácticas del mundo rural como los «bous al carrer» o el «tir i arrosegamente» estén demonizadas o criminalizadas. Kike Taberner

Los agricultores se manifiestan el 26 de mayo contra las política «intervencionistas, utópicas e irrealizables»

El campo valenciano dice basta. Aunque siempre han sido múltiples las quejas de los agricultores contra las Administraciones, desde que en 2015 llegó el nuevo Consell a la Generalitat, la tensión entre el sector y la Conselleria de Agricultura ha ido en aumento. Finalmente, ante la falta de comunicación y de cambio de rumbo, el sector ha convocado una protesta multitudinaria el próximo 26 de mayo en la que participarán múltiples federaciones e incluso el PP valenciano.

Los sectores agrarios denuncian que aparte de los problemas de toda índole que tienen que afrontar, determinadas actividades como la caza, els «bous al carrer» o el «tir i arrosegament», son «sistemáticamente desprestigiadas y hasta criminalizadas». Con respecto als «bous al carrer», estos sectores defienden que «no solo son una manifestación cultural que sustenta las fiestas de los pueblos de la Comunitat, sino que además suponen un sector económico propio al igual que el de la caza, que constituye una de las principales fuentes de inversión en beneficio de la fauna en el medio rural.

Con respecto al caso concreto de la gestión de la caza, desde la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA), una de las entidades organizadoras de la manifestación, denuncian que las poblaciones de fauna salvaje han crecido fuera de control en la Comunitat Valenciana durante los últimos años y están causando pérdidas millonarias en la agricultura «sin que la Administración autonómica haya puesto en marcha las soluciones que se comprometió a aplicar tras reunirse con el sector».

«Los agricultores y los cazadores buscamos el equilibrio cinegético y medioambiental que solo puede conseguirse a través de planes concretos de actuación y mediante la realización de una gestión activa y sostenible de nuestra fauna y flora silvestre».

Desde AVA aseguran además que «la necesidad de luchar contra el cambio y contra los grandes incendios forestales tendrá que recaer necesariamente en los agentes presentes en el territorio rural, como el sector cinegético, el agronómico y silvícola, que son los conocedores del territorio».

En materia de gestión forestal, el sector agrario considera que las políticas de las Administraciones Públicas «han resultado regresivas al propiciar por acción u omisión, y a partir de prejuicios ideológicos, el abandono de los bosques y por ende del mundo rural».

Consideran por ello imprescindible un «cambio de rumbo en las actuales directrices políticas basadas en prejuicios, la desconfianza hacia el mundo rural, la presión burocrática y el conocimiento de elementos clave de esa realidad compleja sobre la que legislan».

La Comunitat, la que más cultivos pierde por abandono

Aunque la Comunitat Valenciana fue históricamente la huerta de España, desde hace unos años esta tendencia está cambiando a favor de otras regiones como Murcia o Andalucía. La Comunitat Valenciana es donde más tierras de cultivo se han abandonado, con una cifra que supera las 160.000 hectáreas. Solo el seis por ciento de los titulares agrarios tienen menos de 35 años.