El juez del caso Calpe aprecia prevaricación, cohecho y tráfico

La Razón
La RazónLa Razón

El juez que investiga la denominada trama Calpe en el marco de la operación Brugal, dictó ayer procedimiento abreviado, con lo que da por concluida la instrucción de la pieza y pide al Ministerio Fiscal y a las partes que se manifiesten sobre la apertura de juicio o su sobreseimiento.

El Juzgado de Instrucción número uno de Dénia aprecia los delitos de prevaricación, cohecho, tráfico de influencias y blanqueo de capitales en la adjudicación del tratamiento de las basuras en la localidad alicantina de Calpe al empresario oriolano Ángel Fenoll.

Tal y como relata el juez, la empresa Colsur, propiedad del citado empresario, consiguió la adjudicación del tratamiento de basuras en la localidad de Calpe, pese a que otra empresa, concretamente Urbaser, realizó una oferta más económica.

Al parecer, Fenoll repartió catorce millones de antiguas pesetas entre políticos y técnicos para hacerse con dicha adjudicación.

Con el mismo interés de violentar la legalidad, Francisco Artacho, pariente del teniente de alcalde del Ayuntamiento, Juan Roselló, contactó con el empresario Ángel Fenoll y le pidió diez millones de pesetas para agilizar los trámites para la concesión de la licencia para las obras de una planta de tratamiento de basuras. Apunta el juez que «en la sucesivas reuniones entre Fenoll y Artacho hablan de los millones ya desembolsados por Fenoll y entregados a Artacho, así como el reparto de los mismos entre políticos y técnicos para asegurarse -una vez concedida la contrata- la obtención de beneficio mediante la falsificación de las cantidades tratadas».

Además, apunta su señoría que «es tan burdo el engaño que la báscula existente en la empresa Colsur ni tan siquiera funcionaba».

El auto indica que «esta práctica venía desarrollándose desde 1998 y requería de la connivencia de los técnicos municipales».

Fenoll también se comprometió a abonar cinco millones de pesetas anuales durante cuatro años al Calpe Club de Fútbol, presidido por un concejal del PP.

Considera el juez que «Fenoll repartió entre los implicados la cantidad de ochenta y seis millones de pesetas, además de los catorce entregados a Artacho y del compromiso de subvencionar al club de fútbol.

El auto imputa finalmente un delito de blanqueo de capitales en la compra de unos terrenos por parte de una mercantil de la que es propietario en un 98 por ciento el entonces teniente de alcalde, ya citado anteriormente, Juan Roselló Martínez.