El pacto del Tajo prevé reducir con el tiempo la reserva de 400 hectómetros

La conducción Tajo- Segura es vital para mantener la agricultura en Alicante
La conducción Tajo- Segura es vital para mantener la agricultura en Alicante

El trasvase del Tajo al Segura podrá realizarse si en los embalses de Entrepeñas y Buendía hay almacenados un mínimo de 400 hectómetros cúbicos. Hasta ahora la cifra exigida era de 240 hectómetros. Sin embargo, esta cifra no es inamovible, sino que disminuirá a medida que se ejecuten infraestructuras hídricas en Castilla- La Mancha.

Un grupo de expertos ha redactado un documento explicativo para aplicar el memorándum de entendimiento, que ya tiene rango de ley, que sienta las bases de la «paz hídrica» entre la Comunitat Valenciana, Castilla- La Mancha, Madrid, Murcia y Extremadura.

El citado texto recoge que el volumen mínimo para ejecutar el trasvase «podrá revisarse en un futuro conforme a las variaciones efectivas que experimenten las demandas de la cuenca del Tajo».

Realiza varias salvedades. En primer lugar, que deberán cumplirse los principios de «eficiencia y sostenibilidad», en segundo, que la cuenca cedente ha de tener en todo momento «carácter preferente» y en tercero, que las trasferencias realizadas no pueden impedir el desarrollo natural de la cuenca del Tajo.

Sin dejar de tener en cuenta estas exigencias, lo previsto es que las necesidades de agua en Castilla- La Mancha disminuyan, según aseguran los expertos consultados por LA RAZÓN. A esta afirmación contribuirá uno de los apartados recogidos en el desarrollo del memorándum que dicta que las obras previstas en el anexo del Plan Hidrológico Nacional que no hayan sido ejecutadas en Castilla- La Mancha pasan a tener carácter urgente.

Estas infraestructuras van destinadas a mejorar la gestión de sus recursos. Es decir, que se producirán ahorros que, unidos a las previsiones de crecimiento urbanístico realizadas al alza, concluirán en que la reserva de 400 hectómetros puede reducirse. Estos mismos expertos afirman que las demandas urbanas también están bajando más de lo esperado.

Batalla política

La claridad con la que el documento explicativo del memorándum habla de la posibilidad de variar la reserva hídrica, contrasta con las peleas políticas que ha supuesto el acuerdo de esta cifra. Únicamente los populares, en una y otra región, la consideran apropiada. El resto la critican, tanto en la Comunitat como en Castilla- La Mancha.

Los embalses de cabecera tendrán que alcanzar estos 400 hectómetros cúbicos durante los próximos cinco años de tal manera que, una vez se alcance esta cifra, el ritmo de trasvases se normalizará.