El papel de la pareja de la madre lactante

El padre es un jugador de primar línea. Desde la tranquilidad, le ayudará a seguir. Le recordará que lo que le ocurre es normal

El tratamiento reduce los niveles de prolactina pero no sella los conductos ni la producción de leche, sino que cuando haya estímulo suficiente la leche volverá a salir
El tratamiento reduce los niveles de prolactina pero no sella los conductos ni la producción de leche, sino que cuando haya estímulo suficiente la leche volverá a salir

El padre es un jugador de primar línea. Desde la tranquilidad, le ayudará a seguir. Le recordará que lo que le ocurre es normal

Es importante que la pareja se informe y decida la forma que va a alimentar al recién nacido, y sean conscientes, no solo de la importancia que tiene para el nuevo ser la leche de su especie, sino que además con ello sean capaces de afrontar cualquier obstáculo que se cruce en el camino de la lactancia. Es bastante común que durante el proceso del establecimiento de la lactancia surjan dudas o incluso problemas, complicaciones que si «ambos» poseen la información necesaria de antemano, les será más fácil resolver o buscar ayuda, ahorrándose muchos malestares.

Este es uno de los importantes papeles que desempeña el padre, ya que es un jugador de primera línea desde el minuto cero, a pesar de que no sufre las molestias del embarazo, léase la subida de la leche, las ingurgitaciones, mastitis, etcétera. Su función es apoyar para que la lactancia se establezca y consolide.

Toda madre que lo desee «puede amamantar», pero en ocasiones, debido a las circunstancias del postparto, los contratiempos, hacen que a la madre se le olvide lo que sabe y por mucho que se haya informado previamente, no sabe cómo actuar. En esos momentos, es cuando su pareja se convertirá en el apoyo ideal, desde la tranquilidad le ayudará y le animará a seguir, incluso ante las dudas le reconfortará recordándole, que lo que está sucediendo puede que esté dentro de lo normal. De esta forma, le hará sentirse segura ante comentarios que en muchas ocasiones puedan hacerla dudar. Sirva de ejemplo el tan oído «tienes demasiado tiempo al bebé en la teta», como si existiera un diagnóstico que fuese «demasiado tiempo a la teta» o «exceso de teta».

El papel de la pareja es apoyar y acompañar a la madre que lacta, sobre todo controlando la agenda de visitas y de consejos que conocen, porque como hemos dicho se recomienda informarse previamente. La pareja debe encargarse de que en esos primeros días tan importantes, nadie perturbe el buen establecimiento de la lactancia. Debe asumir la responsabilidad de facilitar que no se altere el ambiente y el bienestar, con opiniones que puedan crear incertidumbre y dudas en la madre. El padre debe hacer saber a las visitas que los consejos de lactancia los tienen todos.

La lactancia no siempre es un camino de rosas, y la madre necesita de empatía, cariño y comprensión. Las opiniones son ideas personales que pueden generar inseguridad, nerviosismo, tensión en un momento en donde la mujer está muy vulnerable.

La pareja no es un espectador en fila VIP, y no debe privarse de actuar en tan maravillosa función, así que estando informado acerca de lo que va acontecer en esta fantástica gala, va a ser un gran soporte para la actriz principal. En ocasiones la lactancia puede hacer dudar a la madre de su capacidad, que a pesar de que ha sido capaz de gestar, no siempre cree que puede lactar. Necesita de su pareja para que le recuerde que la incertidumbre forma parte del proceso, necesita de su sosiego y de que le regale pequeños momentos de desconexión, que le permitan descansar o hacer lo que le apetezca, ocupándose la otra parte del bebé.

El papel de la pareja durante la lactancia es sumamente importante, sobre todo al inicio de la misma, la madre va a pasar, mucho tiempo alimentando al bebé, pero esto es tan solo una pequeña parte de la crianza que solo la madre puede hacer. Sin embargo, para mantener la lactancia, son necesarias manos que la protejan, la alienten y ayuden, de oídos que la escuchen y de actitudes que la defiendan. Por lo que el rol de la pareja es esencial durante estos momentos mágicos de la crianza de un bebé. Cuando la pareja participa de la lactancia, se convierten en lactivistas, involucrándose activamente en todo lo que rodea a la crianza, que no es únicamente lactar.

Pueden enviar sus preguntas a consultalactancia@larazon.es