El PP quiere que Oltra opine sobre el caso Baldoví

El diputado en el Congreso va ser investigado por la Audiencia Provincial de Valencia al considerar que existen indicios de prevaricación durante su etapa al frente del Ayuntamiento de Sueca

El diputado de Compromís en el Congreso de los Diputados, Joan Baldoví. KIKE TABERNER
El diputado de Compromís en el Congreso de los Diputados, Joan Baldoví. KIKE TABERNER

El diputado en el Congreso va ser investigado por la Audiencia Provincial de Valencia al considerar que existen indicios de prevaricación durante su etapa al frente del Ayuntamiento de Sueca

La vicepresidenta del Consell y líder de Compromís tendrá que pronunciarse ante la investigación que la Audiencia Provincial ha abierto tras una denuncia en la que el tribunal de justicia considera que ve «indicios de prevaricación» de una decisión tomada por la Corporación cuando el diputado en el Congreso, Joan Baldoví, era alcalde de Sueca.

La noticia, hecha pública por Las Provincias, ha levantado la voz de alarma, no solo en los grupos municipales de la localidad valenciana, sino también en la oposición.

El PP quiere que la Mónica Oltra diga públicamente lo que le parece esta situación, sobre todo en un momento en el que todos los partidos políticos entran en campaña electoral. No hay que olvidar que Joan Baldoví es el cabeza de lista de Compromís en la Cámara Baja y el único diputado que obtuvo en las pasadas elecciones.

A través de su diputado nacional, Luis Santamaría, los populares quieren saber si la vicepresidenta del Consell aplicará «las líneas rojas» de su partido al único diputado nacional en el Congreso que tiene la formación tras conocerse que su gestión en un asunto urbanístico «poco claro» está en manos de la Justicia.

Santamaría refirió así al auto de la Audiencia Provincial de Valencia respecto a un expediente urbanístico gestionado durante la etapa de Baldoví al frente del ayuntamiento de Sueca, un asunto que podría tener indiciariamente y de forma provisional carácter propio de un delito de prevaricación, según consta en el auto del tribunal valenciano.

El diputado hizo hincapié en que como mínimo, Mónica Oltra debe salir y explicar a los ciudadanos la situación de su representante en el Congreso de cara a las elecciones del próximo 10-N. «Los valencianos tienen que saber qué votan y cual es la herencia de los representantes a los que eligen».

Santamaría considera que en esta ocasión, la líder de Compromís debería dar la cara y aplicar su «código ético», y no hacer lo mismo que ya hizo con el secretario autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu, investigado por delitos de malversación de fondos públicos y falsedad documental por el envío de papeletas de propaganda electoral de Compromís a cargo del Ayuntamiento de Castellón a pocos días de las elecciones de 2014.

«Esperemos que de nuevo no se ponga de perfil porque hay algo incontestable, deben hacer lo que predicaba, porque situaciones así no son éticas ni estéticas».

Para Santamaría, Oltra no tiene más opción que hablar, porque no puede normalizar que miembros de Compromís que están en el Congreso no den explicaciones sobre su supuesta implicación en asuntos judiciales sobre todo, en un momento en el que los valencianos van a volver a ejercer su derecho al voto para elegir a aquellos políticos que les representen en Madrid. «Sería engañar a los valencianos».

Según fuentes municipales, el Ayuntamiento de Sueca todavía no tiene el auto de la Audiencia Provincial que ha aceptado el caso ante «los indicios» claros de prevaricación y ante la desobediencia del Ayuntamiento de Sueca para resolver el conflicto urbanístico denunciado.

Un problema de volumetría

El calvario de hoy de Baldoví comenzó en 2007 tras una denuncia de incumplimiento de la volumetría de una vivienda interpuesta por un vecino de Sueca. En aquel momento el técnico dio la razón al denunciante y se ordenó la paralización de las obras y su demolición. Nunca se llevó a cabo y por eso, tras un tortuoso y largo periplo judicial, ahora la Audiencia Provincial de Valencia volverá a investigarlo.