Política

El problema de Ciudadanos

Como ya decían los clásicos «compra lo necesario, no lo conveniente»

La Razón
La RazónLa Razón

Como ya decían los clásicos «compra lo necesario, no lo conveniente»

He leído las continuas declaraciones del líder de Ciudadanos y de su candidato a la Alcaldía de Barcelona, y me viene a la memoria aquel dicho popular «ése es tan falso que ni siquiera se da cuenta de que piensa lo contrario de lo que dice». Me refiero a la permanente negativa de quien fuera jefe del Gobierno francés, Manuel Valls, y de Albert Rivera a pactar con Vox en Andalucía. A su condena total contra este partido pero que acepta sus votos a la hora de la verdad. Les hago una pregunta clarificadora ¿Aceptarían el apoyo de Vox, incluso alguna de sus propuestas, para alcanzar la Presidencia del Gobierno de España o la Alcaldía de la Ciudad Condal?. Con pocas probabilidades de error, estoy convencido de que sí. Como ya decían los clásicos «compra lo necesario, no lo conveniente». No conozco las andanzas del político francés, español de nacimiento, pero le recomendaría que deje de ser el acólito de Macron, lo mismo a Rivera, y recuerden que «la vida es demasiado corta para comer mantequilla falsa o tratar con personas falsas». Quizá este refrán provenga allende los Pirineos, por aquello de la mantequilla. Soy consciente, lo he escrito alguna otra vez, de que Rivera tiene el problema de su contradicción, un corazón de izquierda y la mayoría de sus votos de derecha. En Valls aún es más evidente al haber liderado el Gobierno socialista de François Hollande. De ahí que se les haga cuesta arriba aceptar que sus posibilidades pasan por integrarse en la derecha, centro-derecha si prefieren, y aprovecharse de la caída del PP. Y por ahora, contando siempre con el apoyo de Vox. Así es la vida.