Fabra presenta a Rajoy su demanda de financiación

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, presentó al jefe del Consell y del PPCV, Alberto Fabra.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, presentó al jefe del Consell y del PPCV, Alberto Fabra.

El modelo de Estado, la consolidación de las reformas con especial énfasis en la necesidad de cambiar el modelo de financiación autonómica y la exposición de la realidad de la Comunidad Valenciana constituyeron el trípode la conferencia que pronunció el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, en Madrid ante un público de relevante peso político y económico y con un presentador de excepción, el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

Fabra vino a Madrid con una reclamación al Gobierno de Rajoy que comparte con otros «barones» del PP, como el presidente madrileño, Ignacio González. Los intereses pueden ser distintos, pero la urgencia es la misma a la hora de exigir que se ponga ya en marcha la reforma del modelo de financiación para corregir un sistema que, según sostiene con sus datos en la mano, perjudica gravemente a sus ciudadanos.

Esta reforma de la financiación autonómica tendrá que esperar a que se aclare la reforma fiscal y es muy improbable que pueda avanzar antes de 2015. Pero los presidentes autonómicos, asfixiados por el déficit y los ajustes, van a mantener su presión sobre Madrid como discurso político con el que presentarse ante sus ciudadanos. Fabra abogó por un nuevo modelo que garantice la igualdad de los españoles, que los derechos sean los mismos en cualquier parte del territorio, y que haya la misma prestación de servicios públicos.

Dio datos, como el de que en 2014 Valencia recibirá 8.200 millones de euros por transferencias y tendrá un gasto en Sanidad y Educación de 10.000 millones. Es decir, más de 1.000 millones de déficit.

Valencia es, precisamente, una de las cuatro Comunidades a las que Hacienda ha dado un aviso para que corrijan la desviación del déficit, en aplicación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Ayer Fabra dio a entender que con los mimbres que tiene, su Comunidad no podrá cumplir con el objetivo impuesto, de lo que responsabilizó al modelo de financiación que el Gobierno de Rodríguez Zapatero pactó con el tripartito que presidía José Montilla. Como han hecho otros «barones» del PP, el valenciano también pidió a Rajoy que no llegue a acuerdos bilaterales con Cataluña «ni con nadie».

Fabra realizó una exposición sobre la realidad de la Comunitat Valenciana y subrayó su objetivo de llegar a una Administración más ligera para lo que ya se han bajado costes y se ha disminuido el número de Conselleries. «Cuando no hay para todos hay que priorizar y tomar las decisiones que haya que tomar, aunque en ocasiones sean duras como en el caso de RTVV y cuyo mantenimiento era inasumible».

Administración efectiva

En este sentido, explicó que la Generalitat valenciana tiene prevista la realización de una encuesta con los empresarios para que digan cuáles son las diez leyes que entorpecen su actividad. «Se trata de lograr la rapidez para la creación de empresas y superar así la demora que reina en la actualidad».

Los acontecimientos en la Comunitat Valenciana, las reivindicaciones de Fabra en materia de financiación y la presencia de Rajoy produjeron un efecto llamada hasta quedar repleto el aforo del salón preparado por el Foro de Europa Press.

Como conclusión, puede afirmarse que la alocución del presidente valenciano fue positivamente valorada por los asistentes, que demostró capacidad de convicción y contundencia en sus postulados.

Respecto al modelo de Estado, se declaró partidario del actual modelo autonómico porque «es el mejor que podemos tener. Necesitamos una España fuerte, donde todos sumemos, ya que nos encontramos en un cambio de época».

Fabra se extendió con rotundidad en el capítulo de la urgencia por modificar el sistema de financiación autonómica porque «el actual es injusto y crea desequilibrios».

En este sentido, añadió que debe implantarse un modelo que garantice los mismos derechos a todos los ciudadanos en cualquier parte de España. «No hay que hablar de territorios, sino de personas».

Rechazó el enfrentamiento entre Comunidades Autónomas y mostró su total voluntad de no devolver competencias al Estado, pero estas deben estar dotadas financieramente para garantizar los servicios esenciales a través de la Sanidad, Educación y Políticas Sociales y «el actual sistema no lo garantiza».

En este punto explicó que la Comunitat Valenciana tiene un gasto de 10.000 millones de euros anuales para esos tres capítulos y, sin embargo, tan solo recibe algo más 8.000 millones, con lo que de entrada afronta un déficit de 1.800 millones de euros provocados por el injusto reparto del actual sistema.

Abogó por un pacto entre las regiones atendiendo a las circunstancias de cada territorio e incidió en ser totalmente contrario a acuerdos y diálogos bilaterales.

A Fabra le ha tocado administrar una herencia muy compleja en su organización regional por la situación económica de la Generalitat, pero también por las manchas de corrupción. Ayer, ante la flor y nata de su partido, se colocó al frente de la bandera de la regeneración democrática: «Si ha habido alguna conducta inadecuada, improcedente, que no se ajusta a los principios del Partido Popular, denunciémosla y que sea el juzgado el que decida». Y pidió, asimismo, más contundencia a la hora de perseguir los «abusos» y evitar que se vuelvan a producir.