Fabra reclama un déficit asimétrico para paliar una financiación desigual

Montoro se reunirá uno por uno con los consejeros para cerrar el acuerdo

El presidente Alberto Fabra, a la entrada de la sede del PP
El presidente Alberto Fabra, a la entrada de la sede del PP

VALENCIA- Los presidentes autonómicos del PP expusieron ayer sus razones para aceptar o rechazar un objetivo de déficit diferente para cada región. El jefe del Consell, Alberto Fabra, fue muy claro. La Comunitat Valenciana necesita un déficit diferenciado porque la financiación es asimétrica. Esto es, que todas las Autonomías no reciben el mismo dinero para cubrir los servicios básicos y de este punto parten las necesidades de la Generalitat.

Este es el argumento que defendió Fabra en una reunión, convertida en almuerzo, que duró poco más de tres horas. Durante la misma cada barón dijo la suya. «Vengo remangado» y preparado para discutir con él, bromeó Fabra antes de entrar a la reunión cuando fue preguntado por el presidente de Extremadura, José Antonio Monago, quien se ha destacado en los últimos meses por realizar las declaraciones más subidas de tono con respecto al cumplimiento del déficit.

El presidente de la Comunitat decidió unir la necesidad de un déficit diferenciado a la reivindicación de cambio en el sistema de financiación autonómica. De hecho, la clave para la salvación de las cuentas del Consell reside en modificar el modelo existente para que la Comunitat pueda recibir el dinero que necesita para cubrir las necesidades generadas por cinco millones de valencianos en Sanidad, Educación y Bienestar Social.

Hecha esta reivindicación, Fabra quiso dejar muy claro que la Comunitat Valenciana está dispuesta a seguir reduciendo el déficit. El presidente está seguro de que, pese a no realizar nuevos recortes de carácter general, la Comunitat conseguirá bajar del 3,45 por ciento conseguido en 2012, una cifra que le puso en el primer puesto de los incumplidores.

Segundo asalto

Tras esta reunión, en la que de manera oficial el PP se limitó a decir que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, establecerá el déficit por criterios «objetivos y no políticos», se producirán encuentros a dos bandas. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se irá reuniendo con los consejeros de Hacienda de todas las Autonomías. Se entiende que en estas citas se evaluará la situación de cada región para más tarde otorgarle una u otra cifra de déficit.

La intención es llevar todo este trabajo adelantado al Consejo de Política Fiscal y Financiera para el que todavía no hay fecha y que se celebrará antes de verano. Visto lo visto ayer, hasta ese momento cada presidente seguirá inamovible en su postura.

A la espera de la cifra del déficit

Tanto la Comisión de Les Corts como la formada a instancia del presidente Fabra por los premios Jaime I para realizar sendos informes que justifiquen un cambio en el sistema de financiación, se encuentran en punto muerto. Están a la espera de que acabe el debate del déficit y saber la cifra para ajustar sus argumentaciones. De momento, solo se intuye que será asimétrico.