Política

Frenazo urbanístico, desde 2015 se ha parado la reclasifiación de 36 millones de metros cuadrados

Los promotores han dejado que caduquen los planes ante el cambio del ciclo inmobiliario

La consellera de Vivienda, María José Salvador, presentó ayer el visor cartográfico por el que se puede acceder a los proyectos urbanísticos rechazados
La consellera de Vivienda, María José Salvador, presentó ayer el visor cartográfico por el que se puede acceder a los proyectos urbanísticos rechazados

La Generalitat valenciana ha paralizado la reclasificación de 36 millones de metros cuadradados

La llegada del PSPV y Compromís a las instituciones valencianas implicó el cambio de un modelo urbanístico que ha permitido que en la última legislatura se haya evitado la reclasificación de 36 millones de metros cuadrados de suelo no urbanizable. «Es el equivalente a 3.700 campos de fútbol», remarcó ayer la consellera de Vivienda, María José Salvador, para tratar de crear una imagen de la cantidad de suelo que se ha preservado de la urbanización.

La mayor parte de estos planes urbanísticos eran de uso residencial y venían de aquella época donde todo municipio que se preciase debía tener su propio proyecto de expansión, a poder ser con un campo de golf. En total se han paralizado 55 planes, el 83 por ciento en la provincia de Valencia.

Las comisiones de urbanismo de los últimos años han ido frenado estos proyectos. En general, no han tenido que hacer nada más que acreditar su caducidad, ya que los propios promotores habían desistido de ponerlos en marcha debido al cambio de ciclo inmobiliario.

En otras ocasiones sí que ha sido la Generalitat la que ha determinado que no se cumplían las exigencias ambientales necesarias, que había informes desfavorables que invalidaban la actuación o que excedían los límites impuestos por la Estrategia Territorial de la Comunitat Valenciana, un instrumento que finalizó el anterior Gobierno y que el actual decidió que fuese vinculante.

Salvador recalcó que la situación que se encontraron era «insostenible» puesto que el PP permitió un urbanismo «depredador».

Por su parte, el secretario autonómico de Obras Públicas, Lluís Ferrando, lamentó que se hipotecase el futuro del territorio y también de las cajas valencianas que financiaron proyectos ruinosos.

Salvador añadió que la falta de diligencia del anterior Consell ha provocado demandas de los promotores por las que se reclaman 1.400 millones a la Generalitat, entre ellos se encuentra Marina d’ Or y Puerto Mediterráneo.

Intu Mediterráneo, con la nueva ley

El nuevo proyecto de Intu Mediterráneo se regirá por la ley de ordenación del territorio (Lotup) aprobada la semana pasada en Les Corts. Por tanto, deberá estar respaldada por un Ayuntamiento para que pueda tramitarse. De hecho, ayer el Consistorio de esta localidad presentó el proyecto con la corrección reclamada por la Conselleria de Vivienda. Ahora depende de Medio Ambiente.