La sede del Consell en Madrid y la del Impiva, a punto de alquilarse

Sede del antiguo Impiva en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia
Sede del antiguo Impiva en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia

El alquiler del patrimonio público de la Generalitat valenciana sigue su curso y a muy buen ritmo. La sede del antiguo Instituto de la Mediana y Pequeña Industria Valenciana (Impiva), una «joya» inmobiliaria situada en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia, está a punto de ser alquilada por una empresa de restauración. Desde la Conselleria de Hacienda se explicó que el expediente de este edificio se encuentra en la Abogacía de la Generalitat desde hace dos semanas, paso que se da únicamente cuando la oferta está muy avanzada.

Posteriormente se abrirá un periodo de 30 días de recepción de ofertas y después otro mes para la adjudicación definitiva.

Exactamente en la misma situación se encuentra el Edificio Españoleto situado en Madrid, donde la Generalitat valenciana alojaba su sede en la capital. En este inmueble, otro emblema por su preciosa estética, ha depositado su interés una empresa privada de servicios.

Se espera por lo tanto que en el plazo de dos meses estén resueltos los alquileres de estos dos inmuebles.

Con respecto al resto de edificios de la Generalitat que se encuentran también en el mercado inmobiliario, la Conselleria de Hacienda ha retomado ahora las conversaciones con dos empresas que presentaron ofertas por el edificio de La Cigüeña. Una de ellas pretende abrir un hotel y la otra una residencia para la tercera edad.

La sede de algunas de las dependencias de la Conselleria de Economía en la calle Colón 78-80 es una de las más visitadas. Por allí han pasado empresas de restauración, hoteleras, del sector textil e incluso del educativo, pero al final ninguna de ellas se ha lanzado. El edificio del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) situado en la Plaza de Nápoles y Sicilia tuvo un comprador el año pasado, pero parece ser que al final tampoco esta oferta fraguó.

Otro de los inmuebles en alquiler es el de la sede de la Subsecretaría de Administración Pública en la calle Miguelete, por el que también ha habido algunas ofertas, sin que ninguna haya llegado a buen término.

Las dos operaciones que se han materializado hasta ahora en cuanto a alquiler de inmuebles públicos han sido un gran éxito. Por una parte el arrendamiento de la sede de la Conselleria de Economía en la calle Colón a la firma Inditex, que el próximo 1 de marzo abrirá una tienda de Bershka.

Por otro, el antiguo edificio de la Conselleria de Infraestructuras, en la avenida Blasco Ibáñez, que fue arrendado a la Agencia Tributaria por un millón de euros al año durante cinco año y prorrogable a otros cinco.

Fuente de ingresos

El alquiler de patrimonio es una de las pocas vías para conseguir ingresos que le restan a la Generalitat, después de haber subido los impuestos de Transmisiones Patrimoniales y Sucesiones y donaciones. Ahora bien, queda la fuente de ganancias más importante, el modelo de financiación autonómica.

En breve empezará la revisión del actual y se espera que a lo largo de este año se produzca la reforma del mismo, aunque entrará en vigor en 2015.