«Las crisis de Gobierno no se anuncian»

Tras los veinte meses de Gobierno de coalición con Compromís, el jefe del Consell asegura que no es momento de realizar cambios aunque deja la puerta abierta

-El TSJ ha anulado el decreto que resta competencias a las Diputaciones. ¿Tan difícil es que colaboren las Administraciones?

-No tenemos interés en que haya un enfrentamiento. Queremos un espacio permanente de colaboración. Se ha intentado trasladar a través de la formulación de estos decretos porque son la forma de desarrollar la Ley de Coordinación de Diputaciones para mejorar el servicio público y ordenar la competencia turística. El 14 por ciento de nuestro empleo está relacionado con el turismo. Este año ha sido histórico. La valenciana ha sido la comunidad donde más ha crecido el turismo extranjero, un 26 por ciento. No es razonable que se despilfarren recursos públicos.

-¿En qué estado se encuentra el Pacte del Botànic?

-Va bien. Salvando etapas, avanzando. Este año es muy importante para el Gobierno porque necesitamos desplegar todo el potencial que se ha estado cimentando. Es el momento de dar un paso adelante. El espacio de convivencia es positivo. Evidentemente hay fricciones, pero como pasa en los Gobiernos de mayoría absoluta, porque tenemos menos recursos de los que nos gustaría y hay dificultades.

-¿Se plantea una crisis de Gobierno para dar un nuevo impulso?

-No está prevista. Aunque también le digo que las crisis de Gobierno no se anuncian. Estoy contento con este Gobierno y eso que todavía no ha desarrollado su potencial porque efectivamente el aterrizaje fue difícil, entre otras cosas por cómo está la Generalitat. Tenemos una deuda de 45.000 millones, la situación es muy complicada en la Administración. Más del 50 por ciento de la plantilla se jubilará en los próximos años. Esto supone problemas en el funcionamiento diario.

-Las diferencias entre los socios de Gobierno se han notado en todo aquello que tiene que ver con el medio ambiente y las grandes inversiones. ¿Le gustaría llegar a acuerdos para que saliesen más proyectos?

-Esta Administración debe dar un paso adelante. La Conselleria de Economía está preparando una oficina de atracción de inversiones porque nos encontramos con una situación absolutamente anquilosada en este aspecto. Hubo un intento, estoy seguro que se hizo con buena fe, con la figura de las ATE para mejorar los plazos, pero han resultado un enorme fracaso. Ninguna se ha acabado. Tenemos que buscar alguna fórmula para que la Generalitat facilite el espacio de inversión garantizando el medio ambiente. Tenemos que ser capaces de agilizar los plazos, pero sin permitir condicionantes previos por parte del inversor.

-La primera movilización contra el Consell fue por la educación concertada. Ahora el PP ha llevado a los tribunales el decreto de plurilingüismo. ¿Cómo lo valora?

-Lo que hemos hecho ha sido reparar derechos que se habían perdido. Hemos acabado con los copagos, garantizamos los libros de texto gratuitos... Se ha avanzado en política de igualdad. Con el plurinlingüismo de lo que se trata es que al final de la educación secundaria los niños y niñas valencianos sepan castellano, valenciano e inglés. En estos momentos no hay ningún niño que no sepa castellano. El decreto intenta que tengan capacidad en castellano, valenciano e inglés. Se puede hacer para tener unas generaciones más formadas en los tres idiomas. Además, cada colegio podrá decidir. Si hay alguien que quiere mantener el modelo antiguo lo puede hacer, pero la prioridad de este Gobierno es que los niños sepan inglés.

-El Gobierno de Fabra tuvo dificultades para funcionar debido a las «líneas rojas» contra la corrupción. ¿Tiene problemas la Generalitat con la ley de incompatibilidades?

-No es un buen momento aún para la política. Viene de un tiempo de desafección grande. No se hicieron bien las cosas. Si a eso le añadimos, que como respuesta a esta situación, se han tomado medidas de austeridad, que en un caso son razonables y en otro no tanto, es evidente que no es el mejor momento de atracción para muchas personas válidas.

-¿Cuándo cree usted que se debe dimitir?

-El error de partida es que la Justicia sea quien deba limitar las responsabilidades políticas. Una persona puede estar imputada por una cuestión administrativa, y aunque esté investigado por estas razones, no afecta al espacio de la corrupción. Del mismo modo, si alguien ha grabado a otro para extorsionarle eso es corrupción, aunque no haya ninguna intervención judicial.

-¿Debe dimitir el presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez?

-Me parecería frívolo pronunciarme sobre una cuestión sobre la que no tengo todos los argumentos y más, siendo un presidente de una comunidad autónoma.

–La situación financiera de la Comunitat Valenciana sigue siendo muy delicada ¿Se van a realizar ajustes este año para poder alcanzar el objetivo de déficit?

–No podemos limitar más el gasto porque gastamos menos de la media. La distribución del déficit que hace la Administración General del Estado es absolutamente ilógica e irracional, no podemos llegar a disminuir el déficit en estas condiciones de infrafinanciación.

–Diversos expertos y estudios apuntan a que sería recomendable una salida de las autonomías del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) para ir ya hacia una normalización fiscal.

–Nosotros queremos poder salir a los mercados. El FLA es un instrumento temporal. Si se reestructura nuestra deuda podremos reequilibrar esta situación. Yo estoy de acuerdo en que tenemos que cumplir nuestros objetivos, pero cuando haya una situación de equidad y en este momento no la hay.

–Ha hablado de la tasa de reposición de los funcionarios de la Comunitat, ¿qué opina el Ministerio de Hacienda de la posibilidad de realizar nuevas contrataciones u oposiciones?

–Le he pedido una entrevista al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para hablar sobre este asunto. Si somos la comunidad autónoma que tiene menos empleados públicos por habitante, no podemos estar sometidos a esa tasa de reposición que lo que está haciendo es, por ejemplo, que FGV esté en una enorme dificultad porque no suficiente plantilla. Entendemos que la Administración no puede crecer de una manera desordenada y que tiene que ponerse unos límites, pero estamos hablando de cuestiones fundamentales.

–¿Ha preparado la Generalitat medidas para paliar el efecto «Brexit» en la región?

–A partir del referéndum sobre el «Brexit» las exportaciones bajaron un 26 por ciento. Somos muy sensibles a esta situación y también por la parte de los británicos que viven entre nosotros. Son 100.000 personas, que de momento han perdido más del 10 por ciento de su capacidad adquisitiva. Estamos preocupados y queremos que el Gobierno de España nos ayude sobre todo para mitigar este problema. Vamos a aumentar la capacidad de implementar políticas para que no se pierdan situaciones de negocio. En el sector del turismo, parece ser que este año no va a haber ningún impacto importante en cuanto al gasto, pero no en cuanto a la presencia de turismo inglés. La Agencia Valenciana de Turismo va a realizar una sobreinversión en Reino Unido.

–La Fundación Cical se ha cobrado la primera víctima política, o al menos Compromís ha instado a su representante en esta Fundación a que abandonase su puesto, ¿le sigue pareciendo buena idea esta fundación?

–Esta situación forma parte del fenómeno de la «postverdad». La Federación Valenciana de Municipios y Provincias, por unanimidad de todos los grupos políticos, decidió crear esta fundación para mejorar la gestión de los ayuntamientos. ¿Cuál es el problema? El señor Orengo no tiene ningún tipo de incompatibilidad, no sé por qué esta caza al hombre, a mí me parece simplemente que forma parte de un «macartismo» que creía superado.

–Una cuestión de partido, ¿cuándo dará el paso Susana Díaz?

–Eso tendrá que decirlo Susana Díaz, la verdad es que no lo sé. No sé ni si lo va a dar. En cualquier caso ella es quien tiene que tomar las decisiones.

–Hemos conocido varias encuestas en las que parece que los apoyos a Pedro Sánchez van creciendo, qué le parece?

–En este momento no está ni convocado el Congreso. Es el momento en que los que quieran ser candidatos den explicaciones a la ciudadanía de lo que quieren hacer. Tenemos que orillar la demagogia e ir a buscar de qué manera somos más útiles como partido a los ciudadanos. Hay que pasar del continente a los contenidos. Lo que hace falta son políticas de contenido, no de gran parafernalia.

–¿La candidatura de Pedro Sánchez tiene mucha parafernalia? Él ya está lanzando alguna propuesta, la de Susana Díaz aún no la conocemos.

–No lo sé. Yo no veo aún en estos momentos que haya muchas propuestas.

–Después del Congreso nacional del PSOE tiene que venir el regional, ¿cómo cree que se debe de plantear? ¿Habría que dar un paso más en la participación de los ciudadanos y abrir más la votación?

–La apertura debe continuar. Hay que ir hacia un proyecto mucho más amplio, que entienda el momento actual de la política, que es delicado. Me gustaría que fueran procesos, tanto el de España como el de la Comunitat, pensando en los ciudadanos. El «ombliguismo» reduce la capacidad cerebral de los partidos políticos.

–Está clara su sintonía con Susana Díaz...

–En algunas cosas sí en otras no...

–¿En qué no está de acuerdo con Susana Díaz?

–No pienso como Susana Díaz en algunas cosas. Mi sintonía con ella es el interés de los valencianos. Para mí lo más importante es que necesitamos aliados potentes en el debate fundamental de este año que es la financiación. Estoy muy contento porque hemos conseguido que Andalucía y la Comunitat tengan puntos en común en el debate de la financiación y en cuestiones como la solución del FLA. Estos asuntos son los que me importan.

–Estamos en puertas de Fallas y de la Magdalena, de hecho en un rato va a entrevistarse con el gremio fallero...

–Las Fallas sí que son uno de los grandes eventos de la Comunitat. Este año, solo en Valencia, va a haber más de un millón de visitantes. La Generalitat colaborará con su promoción premiando las mejores fallas, «gaiatas» y «fogueres» de todos los municipios.