Los empresarios auguran el fin de la crisis y del desempleo a finales de 2014

Instan a las compañías valencianas a hacer un esfuerzo en I+D+i

El presidente de Mapfre, Antonio Huerta, durante su intervención
El presidente de Mapfre, Antonio Huerta, durante su intervención

Valencia- Es uno de los titulares más deseados. La crisis ha acabado. Y lo cierto es que así parece a juzgar por los datos económicos planteados ayer por el Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC). Según estos expertos, la Comunitat crecerá el año que viene un 0,7 por ciento y empezará a crear empleo a finales de 2014 o principios de 2015. En cuanto a España, se prevé que cierre este año con una caída del 1,3 por ciento y que crezca el 0,9 por ciento durante el año que viene.

El CEC, integrado por quince grandes firmas españolas y el Instituto de Empresa Familiar, presentó ayer este estudio en Valencia, donde además instó a las firmas de la región a realizar un esfuerzo adicional en I+D+i para suplir la falta de inversión de la Administración Pública.

El director del CEC, Fernando Casado, reconoció que la Comunitat ha sido una de las más castigadas por la crisis, aunque también valoró que su tasa de exportaciones destaca entre el resto de regiones -22 puntos por encima de la media nacional- y su sector turístico, que emplea a un 70 por ciento de la mano de obra, frente al 13 por ciento de la industria.

Financiación contra el paro

Casado además, en referencia a la elevada tasa de paro con la que cuenta la Comunitat, indicó «como catalán», que ojalá «con los nuevos modelos de financiación esta situación se pueda revertir».

Además, señaló que el hecho de que el coste laboral en España haya disminuido en los últimos años, ha convertido al país en mucho más competitivo y vaticinó un descenso del 1,5 por ciento en este indicador entre este año y el que viene.

El documento recoge el esfuerzo reformista realizado por el Gobierno central y remarca que ha incrementado la confianza de los inversores, aunque precisa algunos deberes que quedan por hacer, como la reforma de la Administración, con una reducción importante del personal.

En el evento, que reunió a la flor y nata del empresariado valenciano, participaron el consejero delegado de Porcelanosa, José Vicente Roca, y el director general de Anecoop, Joan Mir. Ellos eran la muestra de las empresas que han seguido funcionando bien incluso en tiempos de crisis.

Roca reclamó al Gobierno central un «verdadero sistema tributario que contemple la economía productiva en términos reales» y que permita al sector industrial poder competir porque de lo contrario «no habrá industria».

Por su parte, el director general de Anecoop afirmó que los trabajadores «no son lo más importante de la empresa, sino que son la empresa» y defendió la necesidad de que el personal esté bien formado, tenga capacidad de gestión y esté implicado en la firma.

Joan Mir aprovechó la presencia del presidente de Mapfre para pedir tanto a las aseguradoras como al Gobierno que den cobertura a los empresarios en sus incursiones en países lejanos, en los que, según reconoció, a veces se encuentran «muy solos».

Indicó que no hay igualdad, en el sentido de que «para ellos es muy fácil llegar aquí y para nosotros muy complicado allí».