Mejores leyes, más referentes femeninos y mayor implicación de los hombres

Las mujeres reivindican su lugar en el mundo de la ciencia y la empresa y reclaman igualdad y una legislación más justa que se cumpla

De izquierda a derecha, la periodista Pepa Fernández, Hortensia Roig, Santiago Grisolía, Ana Lluch, Eugenio Coronado, Alicia Asín, Celia Sánchez-Ramos y Javier Quesada, ayer tras el coloquio «Mujer, ciencia y empresa»
De izquierda a derecha, la periodista Pepa Fernández, Hortensia Roig, Santiago Grisolía, Ana Lluch, Eugenio Coronado, Alicia Asín, Celia Sánchez-Ramos y Javier Quesada, ayer tras el coloquio «Mujer, ciencia y empresa»

La jornada que ayer organizó en Valencia la Fundación Premios Rey Jaime I sirvió para evidenciar que existen tantos puntos de vista del feminismo como mujeres, y que si bien existe un denominador común sobre cuál es el objetivo a alcanzar, el modo de llegar hasta él difiere de unas a otras.

En la parte de las que opinan que para lograr la igualdad laboral y social es necesario un cambio legislativo se encuentra la jefa de departamento de Hematología y Oncología Médica del Hospital Clínico de Valencia, Ana Lluch, quien abogó por unas leyes que reconozcan el derecho de la mujer a continuar en su especialización y «no solo en los sitios de atención a los pacientes sin tener lugares de responsabilidad».

Explicó que menos del diez por ciento de médicas son jefas de servicio y menos del cinco por ciento en toda España son catedráticas de Medicina. «Tenemos que ir creyendo en la capacidad de las mujeres para ocupar puestos organizativos y de responsabilidad porque eso es lo verdaderamente importante. Pero para ello no solo es necesario cambiar las medidas legislativas, sino que es responsabilidad de toda la sociedad, no solo de las mujeres».

Alicia Asín, primera mujer ganadora del Premio Rey Jaime I (PRJI) a Emprendedores, opina del mismo modo y considera que una de las medidas eficaces sería el no poner trabas y que «no se estigmatice a los hombres que quieran optar por la baja maternal y poner todo tipo de medidas de conciliación». Asimismo, lamentó que faltan referentes en los que se vean reflejadas las nuevas generaciones. «El éxito masculino tiene un montón de caras diferentes, pero el éxito femenino cada vez está más estereotipado y restringido a figuras adolescentes extremadamente sexualizadas».

Celia Sánchez-Ramos, investigadora e inventora de la Universidad Complutense de Madrid, admitió que hay pocas mujeres a cargo de dirección de grupos de investigación o de departamento, «y eso se tiene que cambiar». Las normativas «son imprescindibles, pero son muy lentas. Están, pero falta mucho por hacer». En su opinión, «ni legalmente, ni formalmente existen trabas, pero hay trabas reales, que son más difíciles de solventar. Y eso requiere la ayuda de hombres y mujeres». Sobre la manifestación de hoy, declaró que quizás no sea «la mejor manera de protestar», y que podría haberse organizado una manifestación un domingo.

Hortensia Roig, presidenta de la escuela de empresarios EDEM, prefiere tener «el apoyo en casa» de quien le «hace feliz» y le «hace sonreír» que el legal. La consejera de Mercadona considera que «hay que tener una conversación profunda y seria con la persona que es tu pareja, previamente a empezar una familia, y ahí hay que pactar igualdad de derechos e igualdad de responsabilidades». A su juicio, «las leyes pueden regular, pero si tú no lo has hablado con tú pareja, ¿a mí de qué me sirve?». Para ella, la igualdad laboral entre hombres y mujeres «no es una cuestión de leyes», aunque aseguró que «bienvenidas sean», siempre que tengan sentido común y sean coherentes. El problema, dijo, está más en el ámbito privado e «incluso en la propia mentalidad de la mujer», por lo que «hay que invitar a las mujeres a atreverse y a dar un paso adelante». Sobre la brecha salarial existente entre ambos sexos, hizo hincapié en que en EDEM y Mercadona pagan por igual a todos los hombres y mujeres en igualdad de responsabilidades. «Yo, sinceramente, no lo he sufrido ni lo concibo».

Poca paridad en el Consell

El Gobierno valenciano defiende la paridad. De hecho, la vicepresidenta y consellera de Igualdad, Mónica Oltra, presume de formar parte del primer Consell paritario de la historia. Sin embargo, conforme se baja a los segundos escalones, la proporcionalidad entre hombres y mujeres disminuye.

Según admite el informe de género de los Presupuestos de la Generalitat de 2016, solo cuatro Conselleries tienen el mismo número de altos cargos hombres que mujeres. Economía (63 por ciento), Sanidad (56) y Justicia e Igualdad (50). El resto lo incumple. Así, las cifras confirman que el 66,7 por ciento de los secretarios autonómicos son hombres, así como el 54,9 de los directores generales y el 90 por ciento de los subsecretarios.