Mucho frío, pero no el suficiente

Una persona sin hogar descansa en un banco de la Gran Vía Ramón y Cajal de Valencia
Una persona sin hogar descansa en un banco de la Gran Vía Ramón y Cajal de Valencia

El desplome de las temperaturas que se ha registrado en la Comunitat Valenciana en apenas diez días resulta, a efectos de la Administración, irrelevante. Se ha pasado, sin transición alguna, de un suave verano durante la primera semana de noviembre, a un frío invierno en su segunda mitad. Sin embargo, el cambio no ha sido lo suficientemente significativo para que se active el plan de asistencia que trata de que las personas sin techo pasen la noche en albergues o entidades sociales (500 disponibles el año pasado en la ciudad de Valencia).

Según explica un portavoz de la Unidad Especial X-24 de la Policía Local de Valencia -que se encarga de enviar a los sin hogar a estos centros o atenderles en la vía pública si se niegan al traslado- el grupo sólo actúa cuando la Generalitat activa la alarma por frío intenso, es decir, cuando las temperaturas rondan los cero grados. Es entonces cuando se coordinan las actuaciones de prevención, se elaboran protocolos de actuación y se realiza un seguimiento regular de la situación meteorológica y comunicación. «Y eso no se ha dado todavía».

Según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), el pasado día 6, Valencia registró más de 31,2 grados, mientras que el pasado sábado la temperatura máxima fue de 13,5. En cuanto a las mínimas, se ha pasado de los 19,6 grados en la madrugada del pasado día 5, a los 7,9 de la del domingo.

Así que, aparte de repartir un par de mantas a dos personas que se las pidieron, los agentes no llevaron a cabo este fin de semana ninguna intervención.

Sin embargo, están «más que preparados» para cuando llegue el «frío gélido», pues cuentan con el «stock» de la Casa de la Caridad. Esta ONG cuenta con aproximadamente 400 mantas para repartir a las personas sin hogar que duermen en la calle o a aquellas que viven en viviendas en condiciones precarias.

Parte de ellas, se han entregado ya a este grupo policial, con el que colaboran todos los años.

La Casa, por su parte, las repartirá tanto a los casos de emergencia que llegan a su puerta, como cuando desde Trabajo Social detecten qué usuarios de comedor o albergue necesitan este recurso.

De momento, todo indica que el dispositivo tendrá que esperar, pues, según las previsiones de la Aemet, pese a que ésta será una semana «muy desapacible», las temperaturas frías no llegarán a extremos gélidos. Serán de quince o dieciséis grados a mediodía, aunque el tiempo ventoso, que se notará más en el norte de Castellón pero que también afectará a las provincias de Valencia y Alicante, aumentará la sensación de frío. Habrá, asimismo, poca lluvia y alguna nevada en el interior norte de Castellón.