«Nadie quiso hablar de una tasa para pagar la Dependencia»

Jjoan Planells / Presidente del Cermi CV

- Los impagos del Consell están ahogando a muchas organizaciones relacionadas con el sector de la discapacidad. Joan Planells, presidente del Comité de Representantes de Personas con Discapacidad de la Comunitat Valenciana (Cermi CV), advierte de la situación caótica por la que atraviesan las catorce entidades que representa. Adelantaron el dinero de las subvenciones para desarrollar sus programas y todavía se les adeuda. Por ello, han tenido que despedir a trabajadores y aprobar Expedientes de Regulación de Empleo (ERE). Muchas de ellas, además, llevan meses sin poder pagar las nóminas. El Cermi CV representa a más de 95 por ciento de las más de 400.000 personas con discapacidad que hay en el territorio valenciano.

-El presidente nacional, Luis Cayo, aseguró que el colectivo está en una situación de emergencia.

–Y aquí es mucho más grave. Estamos llegando muy lejos con los impagos. Cada Departamento es un mundo, pero el Servef todavía debe los programas de empleo de 2010 y 2011. Muchas entidades avanzaron el dinero, que hoy no tienen y no sabemos cuando lo tendrán, que es lo peor. Ni se nos da fecha ni futuro.

–¿Con el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) se saldó parte de la deuda?

–Con el FLA se han pagado los servicios concertados, pero no las subvenciones.

- ¿A cuánto asciende la deuda?

–Nos es muy difícil controlar toda la deuda, pero sabemos que es importante. Algunos centros especiales de empleo están despidiendo a personal. Ni Bienestar Social ni Sanidad pagan. Nuestra situación es caótica.

– ¿Tienen un calendario de pagos?

–No, no lo hay. Bienestar Social debe el 40 por ciento de las subvenciones, exceptuando a centros concertados. Ese porcentaje cae como una losa cuando se junta con la deuda de Empleo o con programas anteriores que todavía no se han cobrado.

- ¿Aumentarán la presión para exigir la deuda?

–Nos han dicho que a finales de mes hablaremos de las posibilidades de cobro. Pero ya no es una cuestión de movilizaciones. Hemos estado todos los días en la prensa.

–Se ha implantado el copago para el sector de la discapacidad, ¿qué le parece?

–A nivel individual, no estoy en contra del copago o de los impuestos, son necesarios para que una Administración funcione. Pero no estamos de acuerdo con que se apliquen en las clases débiles y en torno a la discapacidad hay una cierta pobreza, por necesidades del guión.

- ¿Está de acuerdo con que las familias que tengan recursos sí paguen una parte del servicio?

–No podemos entender el 'hachazo' que se le ha dado a la Ley de Dependencia. El único privilegio que tenía esta Comunidad, que era la tarjeta roja sanitaria de las personas con discapacidad, se ha eliminado para los menores de edad y para los que no hayan cotizado. Eso supone que habrá que pagar un porcentaje de pañales, sondas o ayudas técnicas que antes cubría al cien por cien la Seguridad Social. ¿No vamos a ser flexibles y eximir del copago a familias, por ejemplo, con todos sus miembros en paro?

–¿Están negociando esta orden con la Conselleria?

–No hemos dejado de insistir. Pedimos flexibilidad, pero dicen que están obligados por la ley estatal.

- El Ministerio de Sanidad está reformado la Ley de Dependencia, ¿era insostenible?

–Alemania cuando creó la Normativa puso un impuesto especial para financiarla. Aquí, irresponsablemente, nadie, y subrayo el nadie, quiso hablar de un impuesto. Todo tenía que salir del 'maná', que ha dado para lo que ha dado. ¿Se podrían ahora rectificar algunos aspectos? También.