PSPV, Compromís, Cs y Podem limitan a cien sus propuestas en el debate general

El PP se niega al cambio en el procedimiento porque «limita derechos»

La portavoz del PP en Les Corts, Isabel Bonig, ayer durante su intervención en el pleno de Les Corts
La portavoz del PP en Les Corts, Isabel Bonig, ayer durante su intervención en el pleno de Les Corts

Los grupos parlamentarios no llegaron ayer a un acuerdo unánime para limitar las propuestas de resolución ni tampoco para añadir un día extra entre la presentación de propuestas y su debate en Les Corts. Así que el próximo debate sobre el estado de la Comunitat, que se celebrará los próximos miércoles y jueves (días 13 y 14 de septiembre), mantendrá el formato habitual. Al menos en la teoría, ya que en la práctica PSPV, Compromís, Cs y Podem sí decidieron que a partir de ahora sus propuestas de resolución no sobrepasarían el centenar, a fin de que la jornada sea más ágil y fructífera y sus señorías tengan más tiempo para estudiarlas.

El PP, no obstante, se negó al cambio. La portavoz popular, Isabel Bonig, consideró que esta posibilidad «limitar derechos a los ciudadanos y los parlamentarios» y se preguntó qué pensarán sobre el supuesto cansancio de los diputados los médicos que enlazan sus guardias con la atención en consulta.

«Si un grupo puede hacer cien propuestas, perfecto, si otro puede hacer mil, bien también. El problema es que hablemos de lo que interesa a la gente».

La portavoz de Ciudadanos, Mari Carmen Sánchez, insistía en que la fórmula con la que se celebrará el próximo debate, la misma que en anteriores ocasiones, «no sea atractiva para los ciudadanos» y se presenten «propuestas al peso» en lugar de primar su calidad. «Era de sentido común disponer de 24 horas para estudiar las propuestas, en lugar de hacerlo de madrugada y sin tiempo», defendió.

Algo parecido a lo que opina el portavoz de Podemos, Antonio Estañ, quien cree que con el inmovilismo reglamentario «se pierde una oportunidad de hacer un debate de verdad».

Por su parte, el portavoz socialista, Manolo Mata, recordó que la propuesta trataba de «hacer más digerible el debate. El año pasado fue caótico, acabó de madrugada». Matizó, además, las declaraciones de Bonig y Mata y explicó que el PP había condicionado su apoyo a ambas propuestas a que el Consell habilitase el mes de agosto para facilitar información parlamentaria a través de las Conselleries, algo que no era posible.