Política

Puig pide a Sánchez una financiación más justa y éste evita comprometerse

El presidente del Gobierno arropa a Sandra Gómez en su presentación como candidata por Valencia.

Pedro Sánchez levanta el brazo a Ximo Puig, mientras Sandra Gómez, a la izquierda, aplaude en el acto de su presentación como candidata a la alcaldía de Valencia, celebrado ayer en el Polideportivo de El Cabanyal
Pedro Sánchez levanta el brazo a Ximo Puig, mientras Sandra Gómez, a la izquierda, aplaude en el acto de su presentación como candidata a la alcaldía de Valencia, celebrado ayer en el Polideportivo de El Cabanyal

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, estuvo ayer en Valencia para arropar a la candidata a la alcaldía de Valencia, Sandra Gómez, en su presentación oficial.

Sánchez aludió al aumento de las inversiones que llegarán a la Comunitat Valenciana si se aprueban los Presupuestos Generales del Estado para 2019. Así se cumplirá la premisa estatutaria de que la inversión se corresponda con el volumen de población en la media nacional. Pero esquivó con este argumento contestar a la petición del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que le requería un cambio en el modelo de financiación.

Ambos aludieron a que las inversiones pactadas en su reunión «en la Moncloa» se habían cumplido, incluso mencionaron la condonación de la deuda de la Marina Real, pero en ningún momento Sánchez se comprometió a un cambio en el modelo de financiación ni aseguró que el peso inversor se mantenga en años venideros.

Sánchez dijo que había «mucha testosterona» en la oposición y que eso no era bueno y añadió que «el único partido que ha sido leal con la constitución tanto en el gobierno como en la oposición ha sido el PSOE».

Explicó que sus presupuestos daban repuesta a cinco ejes básicos: educación, mercado de trabajo y empresa, estado del bienestar, pensiones y medioambiente. Apostó por la Formación Profesional «porque buena parte del abandono escolar tiene que ver con la baja matriculación en FP» y anunció que extendería la universalización de la educación de cero a tres años.

Prometió reducir en diez puntos el paro juvenil y recuperar le subsidio de desempleo para los mayores de 52 años, así como la revalorización de las pensiones según el IPC.

En el ámbito internacional citó a Maduro para recordar a IU y Podemos que «izquierda no es lo de Maduro en Venezuela. Es todo lo contrario»

Concluyó apostando por las mujeres y dijo que mientras haya un socialista habrá gobiernos feministas».

Por su parte, Ximo Puig habló de un «alineamiento positivo» entre el gobierno de la Generalitat y el de España.

Desde el polideportivo de El Cabanyal recordó que «el PP quería destrozar este barrio y Zapatero lo paró» y anunció que el metro pronto unirá Natzaret con el centro.

Dijo que Bonig era la «extrema inmoderación» y criticó a Toni Cantó por «venir solo los fines de semana».

Por su parte, la candidata Sandra Gómez, a quien el animador del acto presentó como Sara para rectificar inmediatamente, dijo en un tono siempre elevado que «la hija de trabajadores honrados de este barrio se presenta a alcaldesa». Prometió sacar la movilidad «del terreno del conflicto» y anunció que si es alcaldesa «convocará una gran mesa social para pactar hacia dónde va esta ciudad».